¿Por qué los cuerpos calientes se enfrían pero ningún cuerpo frío se calienta espontáneamente?

La respuesta se la debemos a William Thomson, un genio que con 10 años era alumno en la Universidad de Glasgow y que se hizo rico muy joven gracias a sus trabajos en telegrafía. Pero su mayor descubrimiento fue en el campo de la ciencia del calor, la termodinámica. Todos estos procesos pueden explicarse gracias a dos leyes fundamentales. Una es la ley de conservación de la energía; la otra señala una asimetría fundamental en la naturaleza: el calor fluye espontáneamente del cuerpo caliente al frío. Esta ley pone de manifiesto la tendencia del universo al máximo desorden, o máxima entropía.


Continúa leyendo

COMENTARIOS