¿Por qué la velocidad que marca el GPS no coincide con la del velocímetro del coche?

¿Por qué la velocidad que marca el GPS no coincide con la del velocímetro del coche?
En efecto, la velocidad que señalan los GPS disponibles en el mercado no es exacta. La razón es sencilla. El Sistema de Posicionamiento Global, conocido como GPS, calcula la posición de un objeto a partir de las señales que recibe de varios satélites. A partir de esos datos, el sistema realiza un cálculo de la velocidad mediante un algoritmo -un conjunto de operaciones matemáticas que se usan para resolver problemas- de tipo recursivo. Este conjunto de cálculos numéricos proporciona resultados más precisos cuanto mayor es el tiempo que se dedica a su realización. En los dispositivos GPS de uso común el tiempo de cálculo es muy reducido -alrededor de 1 segundo-, por lo que se obtienen medidas de la velocidad que conllevan un error del 5%, aproximadamente.

Los velocímetros de los automóviles también sufren los estragos de la incertidumbre. Lejos de ser precisos, sus mediciones suelen estar acompañadas por un margen de error cercano al 4%. Si los errores derivados de los dos instrumentos se suman, las velocidades indicadas por cada uno de ellos pueden llegar a ser muy distintas.



Continúa leyendo

COMENTARIOS

¿Por qué la velocidad que marca el GPS no coincide con la del velocímetro del coche?

¿Por qué la velocidad que marca el GPS no coincide con la del velocímetro del coche?
En efecto, la velocidad que señalan los GPS disponibles en el mercado no es exacta. La razón es sencilla. El Sistema de Posicionamiento Global, conocido como GPS, calcula la posición de un objeto a partir de las señales que recibe de varios satélites. A partir de esos datos, el sistema realiza un cálculo de la velocidad mediante un algoritmo -un conjunto de operaciones matemáticas que se usan para resolver problemas- de tipo recursivo. Este conjunto de cálculos numéricos proporciona resultados más precisos cuanto mayor es el tiempo que se dedica a su realización. En los dispositivos GPS de uso común el tiempo de cálculo es muy reducido -alrededor de 1 segundo-, por lo que se obtienen medidas de la velocidad que conllevan un error del 5%, aproximadamente.

Los velocímetros de los automóviles también sufren los estragos de la incertidumbre. Lejos de ser precisos, sus mediciones suelen estar acompañadas por un margen de error cercano al 4%. Si los errores derivados de los dos instrumentos se suman, las velocidades indicadas por cada uno de ellos pueden llegar a ser muy distintas.



Continúa leyendo

COMENTARIOS