¿Por qué existen fuentes termales?

Las fuentes termales son manantiales de aguas calientes que contienen sales minerales en diversas cantidades. Se forman en una región volcánica, cuando el agua de la lluvia se filtra en el terreno hasta que alcanza la roca porosa que la absorbe como si fuera una esponja. Como la roca está caliente, lo que sucede después es parecido a una olla a presión en la que el agua hierve.

 

El agua en la roca tiene una presión inferior a la que está más arriba; por eso, cuando absorbe el calor de las rocas derretidas del fondo llega a alcanzar una temperatura de 250ºC. El líquido más frío que va cayendo vuelve a llenar la roca porosa e impulsa al agua caliente hacia arriba. En el camino va perdiendo presión, lo que es esencial para saber si va a salir por una fisura suavemente como agua caliente o como un espectacular chorro de vapor en un geiser.

 

Existen otras fuentes termales que no salen al exterior de la Tierra y que son las fumarolas submarinas, que emergen de las chimeneas formadas durante miles de años por los depósitos minerales en el océano.

Continúa leyendo

COMENTARIOS