¿Por qué es peligroso golpear la cabeza de un bebé?

Sencillamente porque los huesos del cráneo aún no se han acabado de soldar. En el momento de nacer, los huesos craneales del bebé no están articulados de manera firme, lo cual permite que la cabeza pueda deformarse y abrirse paso a través del canal del parto. Si se palpa con cuidado la cabeza de un bebé, se aprecia que hay zonas donde los huesos están ligeramente separados. Se trata de puntos blandos cubiertos de membranas que reciben el nombre de fontanelas. Éstas, que facilitan el crecimiento craneal durante el primer año de vida, se localizan principalmente en la parte superior y posterior de la cabeza y a sus lados. Hasta que se osifican y suturan, cosa que sucede de forma gradual, las fontanelas dejan desprotegida la masa encefálica.


COMENTARIOS

¿Por qué es peligroso golpear la cabeza de un bebé?

Sencillamente porque los huesos del cráneo aún no se han acabado de soldar. En el momento de nacer, los huesos craneales del bebé no están articulados de manera firme, lo cual permite que la cabeza pueda deformarse y abrirse paso a través del canal del parto. Si se palpa con cuidado la cabeza de un bebé, se aprecia que hay zonas donde los huesos están ligeramente separados. Se trata de puntos blandos cubiertos de membranas que reciben el nombre de fontanelas. Éstas, que facilitan el crecimiento craneal durante el primer año de vida, se localizan principalmente en la parte superior y posterior de la cabeza y a sus lados. Hasta que se osifican y suturan, cosa que sucede de forma gradual, las fontanelas dejan desprotegida la masa encefálica.


COMENTARIOS