¿Podemos tomar la comida de las mascotas?

Si un día ingerimos por error la comida del perro o del gato, no tenemos por qué temer una intoxicación, pues estos alimentos están sometidos a un control higiénico-sanitario muy estricto, que se reforzó a raíz del problema de las vacas locas. Sin embargo, es desaconsejable. Aunque huelan a guiso incluso apetecible, su consumo continuado podría causar problemas intestinales y desequilibrios nutricionales, entre otras cosas. Y lo mismo le sucedería a nuestra mascota, si la alimentásemos regularmente con nuestras sobras de la mesa.
COMENTARIOS

¿Podemos tomar la comida de las mascotas?

Si un día ingerimos por error la comida del perro o del gato, no tenemos por qué temer una intoxicación, pues estos alimentos están sometidos a un control higiénico-sanitario muy estricto, que se reforzó a raíz del problema de las vacas locas. Sin embargo, es desaconsejable. Aunque huelan a guiso incluso apetecible, su consumo continuado podría causar problemas intestinales y desequilibrios nutricionales, entre otras cosas. Y lo mismo le sucedería a nuestra mascota, si la alimentásemos regularmente con nuestras sobras de la mesa.
COMENTARIOS