¿Podemos morir por recibir una descarga eléctrica en casa?

El riesgo no viene dado por la tensión eléctrica, aunque una descarga de miles de voltios puede causarnos daños, sino por la cantidad de corriente que atraviesa el cuerpo. La peligrosidad de la corriente del hogar, cuya tensión es de 230 voltios, proviene del hecho de que es suministrada continuamente. En otras palabras, si se toca un cable pelado, la corriente continuará su viaje a través del cuerpo para llegar a la tierra, y lo hará hasta que se suelte.


 

Etiquetas: curiosidadeselectricidadsaludtecnología

Continúa leyendo

COMENTARIOS