¿Las personas excitadas sexualmente conservan sus facultades mentales?

¿Las personas excitadas sexualmente conservan sus facultades mentales?

En 1726, la Facultad de Medicina de Helmstedt eximió de responsabilidad legal a un teólogo luterano que, enamorado de una calvinista, escribía panfletos antirreligiosos. Hubo consenso: actuó perturbado por el amor. Los yanomami de Brasil encierran a los obsesos sexuales, porque los consideran un peligro. La neurología no les da ni les quita la razón. El cerebro erotizado tiene activadas áreas que no funcionan cuando resolvemos problemas analíticos. ¿Es porque pensamos diferentemente, o porque no pensamos?

Etiquetas: cienciasaludsexualidad

COMENTARIOS