¿La compasión es una reacción propia del género humano?

Ciertamente, el ser humano no es capaz de mantenerse distante ante las desgracias ajenas. A veces podemos sorprendernos llorando por una noticia de un informativo o una historia contada por un amigo. Sentimos lástima por los problemas de otros individuos, pero la compasión va más lejos porque implica también una cierta empatía con esa desgracia. Nos involucramos en la penalidad ajena y nos situamos a nosotros mismos reaccionando ante un problema similar, lo que incrementa considerablemente la emocionalidad de nuestro sentimiento. Es en ese punto cuando lloramos imaginándonos cómo estaríamos reaccionando si fuéramos los protagonistas de esa historia.

Continúa leyendo

COMENTARIOS