¿Existen los animales albinos?

Claro que existen, aunque no sean abundantes. Recuerden, por ejemplo, el caso de Copito de Nieve, el gorila albino capturado en 1966 por el doctor Jordi Sabater i Pí en la Selva de Nko, Guinea Ecuatorial, y cuyo descubrimiento produjo un verdadero revuelo. Copito fue el animal más visitado en el zoo de Barcelona hasta su muerte en 2003.

El albinismo es un defecto genético hereditario -una ausencia total de melanina en la piel-, que aparece en un animal cuando sus dos progenitores son también blancos. En los genes se hallan las instrucciones que indican al organismo cómo debe ser y de qué manera ha de funcionar; unos son dominantes y otros, recesivos. Cuando se forma un embrión, la mitad de la información genética proviene de la madre y la otra mitad, del padre. En el caso del albinismo, el gen es recesivo, por lo tanto, aunque una cría nazca de padres albinos, no existe la certeza de que sea completamente blanca.

COMENTARIOS