¿Existen catedrales de sal?

¿Existen catedrales de sal?
A 50 kilómetros al norte de Bogotá, capital de Colombia, se encuentra la Catedral de Sal de Zipaquirá. Es un universo subterráneo donde se pueden recorrer 8.500 metros cuadrados repletos de imágenes religiosas talladas sobre el cloruro sódico que recubre las paredes de lo que fue una antigua mina.

El templo fue inaugurado el 16 de diciembre de 1995 y reemplazó a otro más pequeño. El recorrido por esta joya arquitectónica se divide en tres partes: la primera está constituida por el vía crucis con la figura de Jesús, representado en una cruz tallada en roca salina; en la segunda está la cúpula, una rampa de descenso a las cámaras, los balcones superiores y el atrio; y para finalizar, en el tercer tramo, el visitante encuentra tres naves con la Creación, el pesebre y la escultura de la Piedad. Todo es de color negruzco, salvo en lugares donde las filtraciones de agua limpian las impurezas de la sal. Los estudios han revelado que las minas de esta zona se explotaban desde el siglo V.





Continúa leyendo

COMENTARIOS