¿Es cierto que hay mariquitas que actúan como "guardaespaldas" de otros insectos?

¿Es cierto que hay mariquitas que actúan como "guardaespaldas" de otros insectos?
La avispa parásita Dinocampus coccinellae se protege de los depredadores haciendo que una mariquita (Coleomegilla maculata) la albergue en fase de larva y se convierta luego en su "guardaespaldas". El insecto hembra deposita sus huevecillos dentro del sistema circulatorio de las mariquitas. La larva se alimenta de los tejidos internos y órganos hasta madurar, para después salir a través del abdomen.

Sin embargo, la mariquita no muere, sino que queda parcialmente paralizada y se mantiene sentada sobre el parásito mientras le sirve como escudo protector "guardaespaldas". Los investigadores creen que el veneno de la avispa hace que mariquita se mueva nerviosamente y se contraiga, ahuyentando así a los depredadores, según publica la revista  Biology Letters. En experimentos en el laboratorio, Jacques Brodeur, Maure Fanny y sus colegas de la Universidad de Montreal en Canadá demotraron que el capullo atendido por una mariquita viva eran significativamente menos presa de los enemigos naturales que aquellos que se encontraban solos o cubiertos por mariquitas muertas.

De las mariquitas que se convierten en guardaespaldas de las avispas, los investigadores encontraron que alrededor del 25% se recuperó de la dura prueba. Sin embargo, el convertir a la mariquita en un capullo protector tiene un costo elevado para la avispa parásita, según los investigadores. Observaron que cuanto más tiempo mantienen vivas a las mariquitas, las avispas se vuelven menos fértiles al llegar a la edad adulta, y ponen menos huevos. La explicación es que el parásito necesita mantener a la mariquita y además necesita desarrollar los huevos, dos demandas que compiten y que dependen de los mismos recursos. 

Etiquetas: biologíainsectos

Continúa leyendo

COMENTARIOS