¿En qué consiste la castración química?

La castración química consiste en la administración de medicamentos antiandrogénicos que anulan las funciones de las hormonas masculinas y, por tanto, también la conducta sexual del hombre. En septiembre de 1996, California se convirtió en el primer estado norteamericano en aprobar la castración química como requisito obligatorio para que algunos pederastas pudieran tener acceso a la libertad condicional. En la actualidad, también se aplica a los violadores reincidentes, que reciben dosis periódicas de Depo-Provera (progestina). Muchos países se han planteado la introducción de esta técnica para prevenir la reincidencia de las agresiones sexuales, pero su aplicación ha levantado acalorados debates éticos y médicos. Por ejemplo, Francia puso en marcha a finales del año pasado un programa piloto de castración química de violadores y pederastas encarcelados basado en la administración de dos fármacos: la ciproterona y la leuprorelina.

 

Continúa leyendo

COMENTARIOS