¿En Navidad nos deprimimos más?

Ni los villancicos ni las luces de Navidad logran evitarlo.

Ni los villancicos ni las luces de Navidad logran evitarlo. La Navidad es la época del año en que más nos deprimimos, según confirma Erik Nelson, psiquiatra de la Universidad de Cincinnati (EE UU) y experto en trastornos del estado de ánimo. "Es el momento en que los días son más cortos, y la ausencia de luz en las últimas horas de la tarde afecta a muchas personas", asegura Erik Nelson, coautor del trabajo. "Además, en algunos sujetos se agudizan los recuerdos dolorosos relacionados con la pérdida de seres queridos o de una infancia estresante", añade el investigador.

Dormir más de la cuenta, así como experimentar cambios en el apetito y el peso, dificultad para concentrarse y pérdida de interés en actividades que antes resultaban divertidas son algunos de los síntomas propios de este malestar, según Nelson. Pasar más tiempo al aire libre y hacer ejercicio físico puede ayudar a aliviarlo, añade el investigador.

También te puede interesar:

La depresión tiende a aumentar durante las vacaciones debido a un aumento de situaciones percibidas como estresantes relacionadas con los problemas familiares y la incapacidad de manejar las expectativas.

Durante las vacaciones, aumenta la cantidad de actividades, tareas y eventos sociales que debemos gestionar. Comprar regalos puede causar estrés financiero y emocional y puede crear la necesidad de hacer frente a multitudes, tráfico y centros comerciales o grandes tiendas. Las celebraciones y fiestas familiares, escolares, vecinales y laborales crean demandas sociales, de tiempo y de energía. Viajar para estar con familiares o amigos durante las vacaciones puede causar una variedad de estrés adicional. No poder estar con familiares o amigos (por cualquier razón) también puede ser muy estresante. Los horarios de la escuela, el trabajo y el sueño a menudo se interrumpen durante las vacaciones y las formas saludables de controlar el estrés, como garantizar una buena nutrición y el ejercicio diario, a menudo también se ven interrumpidas.

 

Problemas familiares



Las vacaciones son sinónimo de familia, por lo que cualquier problema que tengamos con la familia pasará a primer plano durante esta época. Si hay pérdida, disfunción, adicción, abuso, desconexión, separación, alejamiento o divorcio, entonces existe la posibilidad de tener que controlar las emociones relacionadas con estos problemas. Para alguien que ya tiene depresión, es una carga emocional adicional.

Aunque las vacaciones pueden ser un momento de celebración y un retorno a la fe o los valores, todas las demandas crecientes de tiempo, energía, paciencia y flexibilidad pueden pasarnos factura.

Para aquellos que cuentan con depresión y ya están luchando con síntomas de fatiga, irritabilidad, tristeza... se sienten incapaces de lidiar con el cambio o el estrés adicional; el resultado de todo el estrés adicional de las vacaciones puede ser simplemente sentirse incapaces de cumplir con esas expectativas, lo que desafortunadamente puede conducir a un mayor sentimiento de depresión.

 

Cuando una de las expectativas de las vacaciones es ser "feliz", hay una probabilidad del 100% de fracaso para la persona con depresión. Un síntoma común de depresión es la anhedonia, o la pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba o la incapacidad de experimentar placer.

Debido al aumento de las demandas estresantes, la incapacidad para eludir los problemas familiares y la dificultad para manejar las expectativas, las vacaciones pueden dejar a una persona que padece depresión con mayores sentimientos de tristeza, culpa, alienación e indignidad.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo