¿Dónde se transmitió la primera imagen de TV?

Conociendo la pasión que mostramos por "la caja tonta", deberíamos recordar la siguiente fecha: el 2 de octubre de 1925.

Recordemos de nuevo la fecha: 2 de octubre de 1925. Fue ese día cuando el ingeniero escocés John Logie Baird consiguió transmitir en Londres la imagen de un muñeco gracias a un sistema mecánico de televisión.

 

El aparato no tenía nada que ver con nuestra idea de un televisor. Su máquina se basaba en la cámara de Nipkow, muy similar a una cámara oscura fotográfica pero con el orificio de entrada de luz móvil.

Baird, ingeniero e inventor escocés, realizó esta primera prueba de un sistema de televisión en funcionamiento en su laboratorio de Londres, donde la imagen que transmitió con éxito, la cabeza de un muñeco de ventrílocuo en una imagen escaneada verticalmente de 30 líneas, a cinco imágenes por segundo en escala de grises, logró todo un hito en aquel momento.

También te puede interesar:

 

Sus experimentos le sugirieron que el número mínimo de líneas de televisión para producir una imagen reconocible del rostro humano era de 30, y este fue el estándar que adoptó. (Hubiera sido bastante fácil aumentar el número de líneas en el laboratorio, pero al igual que le ocurrió a otros pioneros de la televisión, se topó con el problema del ancho de banda limitado para amplificar y transmitir las señales). Así nació la televisión de 'baja definición'.


Debido al éxito de la prueba, Baird llamó a un empleado de oficina, William Edward Taynton, que en ese momento contaba con 20 años, para comprobar cómo se vería un rostro humano televisado. Taynton se convirtió así en la primera persona en aparecer en televisión en un rango tonal completo.

Los medios debían saberlo, así que corrió a la oficina de su periódico local para dar cuenta de su invención. Sin embargo, lo tacharon de loco. El editor de noticias estaba aterrorizado por sus afirmaciones, describió a Baird como un loco que afirmó tener una máquina para ver de forma inalámbrica, e incluso advirtió a la recepcionista que tuviera cuidado con él porque podría estar armado con una navaja y ser violento.

Finalmente la aparición en los medios de comunicación tendría que esperar hasta enero de 1926, cuando repitió la transmisión histórica para los miembros de la Royal Institution y un reportero de The Times, de nuevo en su laboratorio. Como habían pasado unos meses, había mejorado la velocidad de escaneo a 12,5 imágenes por segundo. Se trató de la primera demostración pública de televisión del mundo.

Este no sería su último logro. Posteriormente, pasó a demostrar la primera transmisión de color del mundo en 1928, y en 1932 se convirtió en la primera persona en Gran Bretaña en demostrar la transmisión de onda ultracorta.

Aunque el sistema electromecánico de Baird fue finalmente desplazado por sistemas puramente electrónicos (como los de Vladimir Zworykin, Marconi-EMI y Philo Farnsworth), sus primeros éxitos le otorgaron un lugar destacado en la invención de la televisión.

Como curiosidad, el gigante Google honró con un curioso doogle en 2016, la demostración pública de la Royal Institution de 1926 con motivo del 80 aniversario.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo