¿Debemos tener reparos contra el arroz transgénico?

La ingeniería genética se ha sumado en los últimos años a la busca del "superarroz". Se pretende aumentar la producción de este alimento con plantas más resistentes a las plagas, que necesiten menos pesticidas, y soporten mejor la sequía, el frío o la salinidad.

Varios países están preparando nuevas variedades de arroz transgénico, introduciendo en las plantas genes ajenos; por ejemplo, China, que quiere poner en el mercado en 2007 su primer arroz, investiga con cuatro variedades, dos de ellas resistentes a los insectos. Los investigadores están obteniendo buenos resultados tanto en productividad como en la salud de los granjeros. Sin embargo, existen muchos detractores, como Greenpeace, que asegura que los transgénicos representan una amenaza para la salud y el medio ambiente y se desconocen sus efectos a largo plazo. Aunque en EE UU se ha autorizado, el mercado lo rechaza. También se produce arroz transgénico con otros objetivos, como una empresa estadounidense, que acaba de introducir por primera vez genes de seres humanos en este cereal. Con él se quieren obtener proteínas para erradicar la diarrea infantil, que produce dos millones de muertes al  año.

 

Etiquetas: alimentaciónalimentos transgénicoscienciatransgénicos

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS