¿Cuáles son los peligros del gas radón?

Todo comenzó en 1984, cuando el ingeniero Stanley Watras empezó a hacer saltar las alarmas de seguridad frente a radiación de la central nuclear de la ciudad norteamericana de Pottstown. Watras descubrió que la radiactividad la traía de casa donde tenía un nivel de gas radón radiactivo 16 veces más alto que el límite de seguridad tolerado en las minas de uranio. Este gas es muy dañino y se le considera la segunda causa mayor de cáncer de pulmón después del tabaco. El radón, producto de la desintegración del uranio y del radio, está presente en todo el mundo, pues muchas rocas contienen algunos elementos que le dan origen. Por supuesto, no debemos preocuparnos en exceso. Llevamos conviviendo con el radón durante toda nuestra historia y en cierta forma, nos hemos acomodado a él. El problema aparece cuando las concentraciones de radón son muy elevadas, como en la casa de Watras. El radón del suelo, de los ladrillos y el cemento se elimina con facilidad, simplemente aireando la casa todos los días.

Continúa leyendo

COMENTARIOS