¿Cómo serán los ordenadores cuando se llegue al límite de miniaturización?

Sesenta años después de que se construyera la computadora ENIAC, un monstruo de 27 toneladas, la miniaturización de los componentes ha permitido a los fabricantes desarrollar ordenadores mucho más potentes y rápidos que sus predecesores. De hecho, los transistores son cada vez más pequeños, lo que duplica la velocidad de los microprocesadores aproximadamente cada dos años. El problema es que este proceso de reducción tiene un límite físico, así que los expertos advierten de que muy pronto habrá que desarrollar ordenadores radicalmente distintos a los actuales. Las principales líneas de investigación se centran en las computadoras de ADN, que usan moléculas orgánicas para almacenar la información de partida y resolver problemas matemáticos a través de reacciones químicas, y los cuánticos, que utilizan qubits para codificar la información. A diferencia de los bits, éstos no distinguen entre 0 y 1, sino que presentan una mezcla de los dos estados a la vez. Gracias a esta propiedad, no sólo los componentes de los ordenadores cuánticos serán muchísimo más pequeños, sino que podrán realizar enormes cálculos en muy poco tiempo.

Continúa leyendo

COMENTARIOS