¿Cómo se ventilan los túneles de las autopistas?

¿Cómo se ventilan los túneles de las autopistas?
Gracias a una ventilación natural, los túneles pueden mantenerse bien aireados. El aire de su interior no permanece estático, ya que se mueve a merced de las condiciones meteorológicas, como el viento, y a las turbulencias generadas por los automóviles. Al entrar, éstos empujan con violencia el aire hacia el otro extremo del subterráneo.

Este tipo de ventilación es válida para los túneles cuya longitud no supera el medio kilómetro y con un tráfico fluido. Cuando existe un alto riesgo de congestión, la longitud límite se reduce entre 200 y 300 metros. En los túneles de 500 a 2.500 metros, la ventilación natural se completa acelerando la corriente de aire con la ayuda de unos gigantescos ventiladores de aire colgados del techo.

Los de más de 2.500 metros necesitan sistemas potentes de ventilación con conductos para distribuir el aire fresco y extraer el contaminado. La intensidad de la aireación está controlada por un sistema informático que vigila las tasas de monóxido de carbono -registradas por sensores- y los niveles de humo -medidos por las células eléctricas colocadas en las paredes del túnel-.


Continúa leyendo

COMENTARIOS