¿Cómo se protegen los astronautas de la radiación cósmica?

Cuando los astronautas circundan la Tierra a bordo de una lanzadera espacial, están a una altura de entre 300 y 500 kilómetros. Allí, el grueso blindaje de aluminio de la nave neutraliza la dañina radiación cósmica, es decir, los electrones y núcleos de átomos procedentes de todas las direcciones del espacio con una velocidad cercana a la de la luz.

Pese a contar con esta protección, los vehículos espaciales evitan atravesar la denominada anomalía subatlántica o ASA -una zona del campo magnético terrestre en la que la dosis de rayos cósmicos se multiplica por 20- y permanecer en el espacio durante una erupción solar, ya que en este caso la radiación asciende a un valor mil veces superior al usual.

En los paseos espaciales, los astronautas se protegen de los rayos cósmicos con un traje especial. Éste, tan grueso como la piel de un elefante, se compone de varias capas formadas por tejido ignífugo, hojas de metal plegadas y esterillas de materia plástica y de fibra como las que se emplean en los chalecos antibalas.

Continúa leyendo

COMENTARIOS