¿Cómo se origina un huracán?

Los huracanes son las tormentas más violentas en la Tierra.

iStock

Son, sin duda alguna, uno de los fenómenos meteorológicos más espectaculares y destructivos. También conocidos como ciclones y tifones, los huracanes no son otra cosa que tormentas que se originan en los océanos, generalmente a finales del verano. Para su gestación han de confluir al menos tres factores: que la temperatura del agua sea superior a 28 ºC, para que se produzca su evaporación y condensación en capas superiores; que la evaporación genere un centro de baja presión y que los vientos alisios aporten aire frío en las capas altas de la atmósfera.

Los huracanes son fenómenos meteorológicos que absorben el calor de las aguas tropicales para alimentar su furia. Se llama a estas tormentas con otros nombres, como tifones o ciclones, dependiendo de dónde tengan lugar, pero el término científico para todas estas tormentas es ciclón tropical. Solo los ciclones tropicales que se forman sobre el Océano Atlántico o el Océano Pacífico oriental se denominan "huracanes".

 

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, NOAA, estas violentas tormentas se forman sobre el océano, en un área de baja presión que se mueve a través de los trópicos ricos en humedad. A medida que este sistema climático se mueve hacia el oeste a través de los trópicos, el aire cálido del océano asciende hacia la tormenta, formando un área de baja presión justo debajo. Esto hace que entre más aire, que se eleva y se enfría, formando nubes y tormentas eléctricas.

 

A medida que el sistema de tormenta gira más y más rápido, se forma un ojo en el centro. Lo cierto es que el ojo del huracán es un lugar muy tranquilo y claro, con muy baja presión de aire. El aire de alta presión desde arriba fluye hacia el ojo.

Cuando la velocidad del viento dentro de una tormenta alcanza 119 kms/h, se clasifica como huracán (recordemos que en 2015 el huracán Patricia produjo vientos de hasta 250 km/h, convirtiéndose en los vientos más fuertes jamás registrados). Mientras se produce un huracán, los fuertes vientos pueden producir aproximadamente la mitad de la energía que la capacidad de generación eléctrica del mundo entero, mientras que la formación de nubes y lluvia de la misma tormenta podría liberar 400 veces esa cantidad.

 

Cuando los vientos en la tormenta giratoria alcanzan las 62 km/h, la tormenta se llama "tormenta tropical". Y cuando la velocidad del viento alcanza los 119 km/h, la tormenta es oficialmente un "ciclón tropical" o huracán.

Los ciclones tropicales generalmente se debilitan cuando tocan tierra, porque ya no están siendo
"alimentados" por la energía de las cálidas aguas del océano. Sin embargo, suelen moverse hacia el interior, arrojando mucha lluvia y provocando mucho daño por el viento antes de extinguirse por completo.

 

Los huracanes son muy destructivos y fuertes y dejan devastación masiva a su paso, por lo que cuando llega un huracán, lo ideal es encontrarse lejos de donde llega la tormenta. Si te encuentras en una zona donde son habituales los huracanes podría ser muy buena idea cubrir todas las ventanas (es decir, instalar persianas de tormenta permanentes) de la casa. Si se ordena una evacuación, no hay que andarse con remilgos. Debemos hacerlo. Si no cuentas con refugio y no hay orden de evacuación, se recomienda meterse dentro de un armario o de una pequeña habitación sin ventanas y mantenerse alejado de estructuras que cuenten con vidrio, aconseja NOAA.

 

¿Dónde se forman los huracanes?

 

Como los huracanes necesitan algunos factores concretos para formarse, solo pueden surgir en ciertas áreas del mundo. Por lo general, se forman en aguas tropicales al norte o al sur del ecuador, donde las aguas son cálidas. En la cuenca del huracán del Atlántico, estas tormentas suelen comenzar con una perturbación frente a la costa oeste de África. También conocida como la cuenca del Atlántico Norte, esta región incluye el Océano Atlántico Norte, el Mar Caribe y el Golfo de México.

Hay diferentes estaciones para los huracanes del Atlántico y el Pacífico. La temporada de huracanes en el Atlántico se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre. El pico de la temporada de huracanes generalmente ocurre en septiembre. La temporada de huracanes en el Pacífico oriental comienza el 15 de mayo y termina el 30 de noviembre.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo