¿Cómo se origina el fuego de San Telmo?

¿Cómo se origina el fuego de San Telmo?
En realidad no es fuego, sino una descarga luminiscente. El fogonazo se produce cuando el campo eléctrico creado por una tormenta intensa ioniza el aire y hace que en su seno se forme un plasma de partículas cargadas que se mueven conjuntamente. Ese plasma adquiere un resplandor blanco azulado, que a veces tiene la apariencia de un haz de fuego e incluso puede formar largos e impresionantes chorros.

No es de extrañar que, antes de que Benjamin Franklin le diera explicación científica en 1749, este meteoro ígneo sobrecogiera a los marineros, pues formaba llamaradas en el extremo de los mástiles y altera la brújula. Y aún conociendo su naturaleza, este fenómeno siguió acongojando a los pasajeros -y la tripulación- de los antiguos dirigibles que se cargaban con hidrógeno, un gas muy inflamable. Su miedo estaba justificado: por ejemplo, el fuego de San Telmo hizo que el zepelín Hindenburg ardiera en pleno vuelo, en 1937.

Continúa leyendo

COMENTARIOS