¿Cómo se lavan los aviones?

¿Cómo se lavan los aviones?
Un avión de gran tamaño pasa por la ducha cada tres o cuatro meses. Hace años, 12 personas intervenían en el lavado de un Boeing 747, un aparato de más de 70 metros de longitud y cerca de 60 de envergadura. Es más, precisaban 14 horas para realizar esta tarea y tenían que frotar fatigosamente el hollín, la nicotina y otras impurezas. Por ello, aunque un Jumbo que no vuela genera unas pérdidas de aproximadamente 1200 euros cada hora, el avión debía permanecer inutilizado durante todo ese tiempo.

Todo cambió con la llegada de la automatización. En la actualidad, se emplea un robot que apenas tarda dos horas en llevar a cabo su cometido. Se trata de una especie de túnel de lavado en el que un enorme cepillo de 1,60 metros de anchura limpia la estructura externa del aparato. En su misión, es guiado por un brazo mecánico, capaz de alcanzar 26 metros de altura, montado, a su vez, sobre un camión diseñado para este trabajo. Además, unos sensores computerizados vigilan la presión e impiden que sea excesiva.

El robot móvil de lavado cuesta algo más de tres millones de euros y ha de cumplir numerosas condiciones de protección medioambiental.

Continúa leyendo

COMENTARIOS