¿Cómo rompen los karatecas los ladrillos?

¿Cómo rompen los karatecas los ladrillos?
A una velocidad de 54 kilómetros hora un puño de 700 gramos desarrolla una fuerza 450 veces superior a la de su caída libre sobre una extensión. El secreto de un buen karateca es intentar transmitir la mayor cantidad de energía sobre la superficie más pequeña posible, en este caso una pila de ladrillos, a fin de provocar en ésta una deformación máxima.

Al recibir los ladrillos el impacto de la mano, su cara superior se comprime y la inferior se estira. Esta desigualdad provoca su ruptura por la zona inferior.




Continúa leyendo

COMENTARIOS