¿Cómo nos influye la luna?

La Luna ha sido una fuente de inspiración artística y un objeto de culto desde la noche de los tiempos

La Luna ha sido una fuente de inspiración artística y un objeto de culto desde la noche de los tiempos. Una tumba prehistórica de 5.000 años de antigüedad descubierta en Irlanda conserva el que es hasta el momento el primer mapa de nuestro satélite del que tenemos noticia.


El filósofo griego Anaxágoras, 45 siglos después, dio una de las primeras explicaciones científicas sobre la naturaleza de la Luna. Así, afirmó que no se trataba de una deidad, sino de una gran roca esférica que reflejaba la luz del Sol, que tampoco tenía nada de divino. Sus enseñanzas fueron consideradas heréticas y Anaxágoras fue encarcelado.


En 1610, Galileo Galilei recogió en su obra Sidereus Nuncius una descripción de la Luna realizada tras observarla con su telescopio. En ella afirmaba que nuestro satélite contenía montañas y cráteres. Pese a que cada vez eran más las observaciones científicas, la Luna ha seguido generando mitos. Uno de los más extendidos -y absolutamente falso- es que cuando está llena favorece la aparición de episodios de sonambulismo, un trastorno del sueño que afecta a 1 de cada 10 personas

 

También te puede interesar:

El satélite natural de la Tierra siempre ha fascinado a las mentes humanas. A lo largo de los siglos, los humanos han adorado a la luna, la han estudiado y se han referido a ella para predecir la dirección de sus vidas ... y su estado de salud.

Dado que la luna influye en tales mecanismos de la vida en la Tierra, las personas también han creído que puede afectar varios aspectos de la salud física y mental. Pero, ¿es esto cierto y en qué medida?



La luna y los ciclos menstruales



Algunas personas todavía se refieren a los ciclos menstruales como "ciclos lunares", y muchas siguen convencidas de que existe una forma de sincronía entre las fases de la luna y la menstruación femenina.

Una miríada de páginas web y aplicaciones para smartphones pretenden ayudarnos a rastrear el ciclo lunar o lograr una sincronización completa entre las menstruaciones y las fases de la luna. Algunas incluso aconsejan a los lectores sobre cómo maximizar sus posibilidades de quedar embarazadas teniendo en cuenta las fases lunares. Pero,
¿es cierto que la fase de la luna puede influir en la fertilidad? Esta pregunta está lejos de resolverse.

La noción de que el ciclo menstrual y las fases de la luna están vinculadas de alguna manera deriva del concepto de que, en promedio, un ciclo menstrual dura 28 días, que es aproximadamente el mismo tiempo que un ciclo lunar.
La luna tarda 27 días, 7 horas y 43 minutos en completar su órbita alrededor de la Tierra, y 29,5 días para un ciclo de fase lunar.

En los años 70, 80 y 90, varios estudios a pequeña escala sugirieron que los períodos y las fases de ovulación de las mujeres coincidían con la fase "clara" (en la fase de luna llena) y la fase "oscura" (en el que conduce a la luna nueva) del ciclo lunar, respectivamente.

 

En 2005, un estudio que trabajaba con una pequeña cohorte de Nepal indicó que las mujeres cuya fase de ovulación coincidió con la luna llena y que quedaron embarazadas durante esta fase tenían más probabilidades de dar a luz bebés varones. Aquellos que concibieron antes de la luna llena tenían más probabilidades de dar a luz niñas.

Sin embargo, es poco probable que la mayoría de los períodos se "sincronicen" con fases lunares particulares, salvo por coincidencia. Los ciclos menstruales pueden durar entre 21 y 35 días, y su duración también puede cambiar con la edad y debido a factores hormonales.

Un estudio retrospectivo más reciente de un año de duración con 74 mujeres en edad reproductiva contradecía la idea de que la luna tenía algo que ver con los ciclos menstruales. El estudio no encontró correlación alguna entre la menstruación, la fertilidad y las fases de la luna.

 

También te puede interesar:

Luna y sueño



La creencia popular dice que la luna llena interrumpe el sueño, haciendo que las personas sean más propensas al insomnio.
Una vez más, la evidencia no es abundante y se basa principalmente en estudios a pequeña escala, pero parece sugerir que la luna llena puede afectar la calidad del sueño de un individuo.

Un estudio publicado en
Sleep Medicine en 2014 evaluó la calidad del sueño de 319 participantes durante diferentes fases de la luna. Este estudio encontró que durante la luna llena, los participantes tenían una menor eficiencia del sueño. Esto significa que permanecieron despiertos o en un estado de sueño ligero durante la mayor parte del tiempo que pasaron en la cama durante la noche.

Otro estudio en 2013 publicado en la revista Cell sugirió que inmediatamente antes y después de una luna llena, los participantes tardaron aproximadamente 5 minutos más, en promedio, en quedarse dormidos, y su duración del sueño disminuyó en unos 20 minutos.

Su sueño también fue más ligero de lo habitual, y los niveles de melatonina también cayeron cerca de la luna llena, señalan los investigadores.
Los investigadores no pudieron explicar estos cambios mediante la exposición a la luz brillante de la luna ya que los participantes dormían en entornos controlados y completamente oscuros.

 

La luna y la salud mental



Otra noción muy extendida dice que la luna influye en el estado de ánimo y la salud psiquiátrica, y que la luna llena, en particular, puede hacer que las personas sean más agresivas. En el folklore, la luna llena desencadena la metamorfosis de humano a lobo del hombre lobo, una criatura mítica que refleja nuestra fascinación continua con el potencial "bestial" de los humanos.

Un estudio de 1984 sugirió que la tasa de criminalidad probablemente aumentaría en las noches con luna llena. Sus autores dijeron que esto podría deberse a "'maremotos humanos' causados por la atracción gravitacional de la luna".

Una investigación más reciente, publicada en 2009 en The Medical Journal of Australia, sugirió que las instalaciones psiquiátricas admitieron a más personas durante la luna llena de lo habitual. Este pequeño estudio, que analizó los registros de 91 pacientes "con trastornos conductuales violentos y agudos", encontró que el 23% de estos ingresos tuvieron lugar durante la luna llena.

Esto "fue aproximadamente el doble del número de otras fases lunares", escriben los investigadores en su documento de estudio.

Sin embargo, otra investigación ha contradicho la noción de que la luna llena hace que las personas sean más propensas a lastimarse a sí mismas y a otros. Un estudio publicado en la revista Psychiatry en 1998 no encontró "ninguna relación significativa" entre ninguna fase de la luna y un aumento en el comportamiento violento.

Y, en 2019, investigadores de Suiza y Estados Unidos analizaron los datos de 17.966 personas tratadas en 15 salas psiquiátricas diferentes durante 10 años. Este estudio tampoco encontró evidencia de un aumento de la agresión durante la fase de luna llena.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo