¿Cómo funcionan las vitrocerámicas de inducción?

Lo más sorprendente de las cocinas de inducción, que son distintas que las vitrocerámicas clásicas, es que podemos poner la mano encima de la placa sin temor a quemarnos, pues sólo calientan los recipientes fabricados con ciertos metales. Esto es posible porque el funcionamiento de las cocinas de inducción se basa en usar campos magnéticos -que son generados por una bobina eléctrica- y sus efectos sobre los metales sensibles a ellos. No hay que olvidar que un objeto metálico inmerso en un potente campo electromagnético genera un tipo de corriente eléctrica, llamada de Foucault. Ésta produce una disipación de la energía y un calentamiento de los objetos metálicos por los que circula.

Continúa leyendo

COMENTARIOS