¿Cómo funciona un antirrobo?

Los sistemas antirrobo instalados a la salida de los comercios son de dos tipos. El primero de ellos consiste en una etiqueta magnética que se pega en los artículos, y su funcionamiento se basa en la detección de la perturbación de un campo magnético.

La pegatina incluye una minúscula bobina que produce un campo magnético local cuando entra en los dominios del campo magnético del detector, los dos arcos metálicos situados a la salida del establecimiento. El área magnética es generada por la corriente eléctrica que circula por la bobina. Si la etiqueta no ha sido desactivada por un dependiente, provoca una alteración del campo magnético que dispara la alarma.

El segundo sistema consiste en una pinza o una caja de plástico que se engancha o encierra al artículo y lleva oculto un radioemisor en miniatura constituido por una bobina de hilos de cobre y varios componentes electrónicos. Cuando el protector atraviesa el campo magnético del detector situado a la salida del comercio, la espira produce una corriente eléctrica que alimenta a los componentes electrónicos, y éstos generan una señal de radio que es captada por el receptor que activa la alarma.

Continúa leyendo

COMENTARIOS