¿Cómo funciona el simulador de vuelos?

¿Cómo funciona el simulador de vuelos?
Para renovar su licencia, refrescar conocimientos y mantener un elevado grado de entrenamiento, los pilotos de línea aérea deben realizar un número mínimo de horas de vuelo al año. Para abaratar costes, las compañías recurren a los simuladores, ingenios en los que se reproducen fielmente los mandos y controles de las aeronaves, las situaciones por las que puede pasar un aparato en vuelo, las maniobras de despegue y aterrizaje en diversos aeropuertos, multitud de condiciones meteorológicas, etc.

Desde fuera, el simulador tiene la apariencia de un gran cubo soportado por tres brazos hidráulicos. El ingenio está conectado a un ordenador en el que se guardan todos los parámetros típicos del avión en vuelo, desde la velocidad de despegue hasta posibles averías y accidentes. El operador combina todos estos datos para simular, como si se tratara de un videojuego, una misión de vuelo. A sus órdenes, el ordenador maneja los brazos hidráulicos. que reproducen con inusitado realismo los movimientos de las maniobras de vuelo. A través del parabrisas, el piloto ve las imágenes virtuales que corresponden a los escenarios previamente planificados en la sesión de simulador. De este modo, el piloto se enfrenta a situaciones tales como incendios a bordo, averías de instrumentos y pérdida de sustentación.



Continúa leyendo

COMENTARIOS

¿Cómo funciona el simulador de vuelos?

¿Cómo funciona el simulador de vuelos?
Para renovar su licencia, refrescar conocimientos y mantener un elevado grado de entrenamiento, los pilotos de línea aérea deben realizar un número mínimo de horas de vuelo al año. Para abaratar costes, las compañías recurren a los simuladores, ingenios en los que se reproducen fielmente los mandos y controles de las aeronaves, las situaciones por las que puede pasar un aparato en vuelo, las maniobras de despegue y aterrizaje en diversos aeropuertos, multitud de condiciones meteorológicas, etc.

Desde fuera, el simulador tiene la apariencia de un gran cubo soportado por tres brazos hidráulicos. El ingenio está conectado a un ordenador en el que se guardan todos los parámetros típicos del avión en vuelo, desde la velocidad de despegue hasta posibles averías y accidentes. El operador combina todos estos datos para simular, como si se tratara de un videojuego, una misión de vuelo. A sus órdenes, el ordenador maneja los brazos hidráulicos. que reproducen con inusitado realismo los movimientos de las maniobras de vuelo. A través del parabrisas, el piloto ve las imágenes virtuales que corresponden a los escenarios previamente planificados en la sesión de simulador. De este modo, el piloto se enfrenta a situaciones tales como incendios a bordo, averías de instrumentos y pérdida de sustentación.



Continúa leyendo

COMENTARIOS