¿Cómo detectan las serpientes a sus presas?

Estos animales reptantes poseen un sistema nervioso bien desarrollado y una inteligencia intermedia que se podría situar entre la de los peces y la de los mamíferos. Aunque la mayoría de ellas no ven, su sentido del olfato es muy agudo y confían en gran medida en él para cazar. Pero, además, están dotadas de un elemento químico adicional que utilizan casi siempre. Sacan la lengua y con ella recogen los olores que transportan al paladar. Allí los ponen en contacto con un receptor llamado "órgano de Jacobson" o vomeronasal, que se encuentra entre el ojo y el oído, a ambos lados de la cabeza, y consiste en dos estructuras huecas muy sensibles. Mediante unos finos conductos, el órgano vomeronasal capta las moléculas y sensaciones químicas recogidas por la lengua en el exterior y las lleva hasta unas células internas. Éstas procesan la información y la envían al cerebro.>

 

Etiquetas: cerebronaturalezaolfato

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS