¿Cómo controla nuestro organismo la sensación de hambre?

Igual que la saciedad es una señal que los nervios situados en el estómago transmiten al cerebro cuando se ha ingerido suficiente alimento, el apetito tiene su control en el cerebro. Se trata también de unas señales moleculares que parten del cerebro y causan impacto en vías metabólicas concretas. De acuerdo con investigaciones recientes, la leptina podría ser la molécula clave para descifrar el mecanismo que regula las sensaciones de hambre o de saciedad. Si bien es cierto que existen otros indicadores fisiológicos que delatan una necesidad, como el sonido del estómago o la salivación súbita, el centro regulador se encuentra en el cerebro y aparece en las primeras semanas de vida. Estos datos pueden contribuir a determinar la tendencia a la obesidad en los recién nacidos.

Etiquetas: cerebro

COMENTARIOS