¿Cada vez hay más drogas de diseño?

¿Cada vez hay más drogas de diseño?
Las drogas de diseño se llaman así porque no se obtienen aislando el alcaloide de ninguna planta, sino que se fabrican mediante procesos químicos. Las principales son los llamados opiáceos de síntesis, que imitan los efectos de los naturales, los sustitutivos de la cocaína y los análogos de las anfetaminas, donde se incluirían el éxtasis (MDMA), la más consumida, y variantes como el MDA, el MDEA y el 2-CB.

Su origen está en la propia industria farmacéutica, que creó algunas de estas moléculas para comercializarlas como supresores del apetito. Nunca llegó a hacerlo, pero en los años sesenta el comercio ilegal comenzó a fabricarlas pensando en saltarse la legislación antidroga, con sustancias que imitaban los efectos de las drogas ilegales. En cuanto a su variedad, aunque se comercializan con muy distintos nombres y formatos, lo cierto es que su composición varía muy poco y no hay grandes novedades sobre las ya conocidas.



COMENTARIOS