¿Hay centros de datos submarinos?

Aún no, pero queda muy poco: Microsoft está probando los primeros en las costas de California. ¿Cómo son?

La iniciativa de Microsoft lleva el nombre de Natick y podría resolver el problema que supone la creciente cantidad de datos que manejamos.

Todos tenemos en mente una imagen de cómo es un centro de datos: pasillos y pasillos llenos de servidores donde se almacena el contenido y la información que pedimos desde nuestros ordenadores o teléfonos.

Lo que no solemos pensar es la cantidad de calor que todos estos ordenadores desprenden. Mantener un centro de datos a una temperatura óptima de funcionamiento es carísimo, y las empresas encargadas de hacerlo no cesan de buscar formas de rebajar los costes asociados. 

También te puede interesar:

Algunas granjas de servidores, por ejemplo, se instalan en zonas muy frías del planeta. El problema es que la distancia física de conexión entre servidores y ordenadores es importante, sobre todo para algunos usos concretos como los videojuegos. Un retardo de la señal puede suponer la diferencia entre ganar o perder una partida multijugador.

Natick busca solucionar el problema del calor sumergiendo el centro de datos en el océano. Una cápsula con todos los servidores y conexiones se deposita a unos diez metros de profundidad cerca de la costa. La temperatura del agua y las corrientes submarinas disipan el calor de forma mucho más eficiente y económica que los potentes sistemas de refrigeración que necesitan los servidores en tierra. Cada cinco años, las cápsulas se recogerán para cambiar componentes y reparar desperfectos.

Foto (Microsoft): Los operarios sumergen uno de los centros de datos submarinos del Proyecto Natick. 

Continúa leyendo