¿En qué consistió el experimento de la prisión de Stanford?

Un experimento psicológico realizado en 1971 en la Universidad de Stanford traumatizó a algunos voluntarios y convirtió a otros en sádicos.

También te puede interesar: 10 rasgos que definen a un psicópata
El experimento de la prisión de la Stanford

En 1971, Philip Zimbardo, un investigador del comportamiento de la Universidad de Stanford, impulsó un experimento que cambiaría para siempre la historia de la psicología. Con esa iniciativa, Zimbardo pretendía averiguar cómo se adapta la gente que había ido llevando una vida normal al día a día en un entorno carcelario. Además, la prueba también serviría para conocer cómo se plasman las diferencias de poder entre reclusos y funcionarios en las penitenciarías y, sobre todo, si un individuo con buenos sentimientos acaba corrompiéndose en ese ambiente.

El ensayo se llevó a cabo en una zona de los sótanos de la universidad, que había sido especialmente adaptada para ello, de forma que imitara la apariencia y contara con el equipamiento característicos de una prisión. Allí, unos estudiantes iban a desempeñar los papeles de reos y otros los de carceleros. La selección se haría al azar.

La idea era que la prueba durase varias semanas, pero tuvo que suspenderse cuando solo habían pasado seis días. En la primera jornada todo transcurrió con normalidad y no se dieron incidentes de importancia entre ambos grupos, pero muy pronto se observó que los voluntarios se metían demasiado en su papel: con el tiempo, los carceleros se fueron convirtiendo en auténticos sádicos y muchos de los prisioneros que habían maltratado acabaron sufriendo trastornos psicológicos.

Aunque el experimento de Zimbardo fue muy criticado, demostró que el entorno ejerce una gran influencia en la conducta. El ensayo inspiró el thriller El experimento en la prisión de Stanford, de 2015, dirigido por Kyle Patrick Alvarez.

Imagen: IFC FILMS

Etiquetas: psicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

¿En qué consistió el experimento de la prisión de Stanford?

Un experimento psicológico realizado en 1971 en la Universidad de Stanford traumatizó a algunos voluntarios y convirtió a otros en sádicos.

También te puede interesar: 10 rasgos que definen a un psicópata
El experimento de la prisión de la Stanford

En 1971, Philip Zimbardo, un investigador del comportamiento de la Universidad de Stanford, impulsó un experimento que cambiaría para siempre la historia de la psicología. Con esa iniciativa, Zimbardo pretendía averiguar cómo se adapta la gente que había ido llevando una vida normal al día a día en un entorno carcelario. Además, la prueba también serviría para conocer cómo se plasman las diferencias de poder entre reclusos y funcionarios en las penitenciarías y, sobre todo, si un individuo con buenos sentimientos acaba corrompiéndose en ese ambiente.

El ensayo se llevó a cabo en una zona de los sótanos de la universidad, que había sido especialmente adaptada para ello, de forma que imitara la apariencia y contara con el equipamiento característicos de una prisión. Allí, unos estudiantes iban a desempeñar los papeles de reos y otros los de carceleros. La selección se haría al azar.

La idea era que la prueba durase varias semanas, pero tuvo que suspenderse cuando solo habían pasado seis días. En la primera jornada todo transcurrió con normalidad y no se dieron incidentes de importancia entre ambos grupos, pero muy pronto se observó que los voluntarios se metían demasiado en su papel: con el tiempo, los carceleros se fueron convirtiendo en auténticos sádicos y muchos de los prisioneros que habían maltratado acabaron sufriendo trastornos psicológicos.

Aunque el experimento de Zimbardo fue muy criticado, demostró que el entorno ejerce una gran influencia en la conducta. El ensayo inspiró el thriller El experimento en la prisión de Stanford, de 2015, dirigido por Kyle Patrick Alvarez.

Imagen: IFC FILMS

Etiquetas: psicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS