¿En qué consiste la programación neurolingüística?

Según sus defensores, hoy se puede emplear en muchos ámbitos de la vida. Otros acusan a esta disciplina de pseudociencia.

discurso

La ampliamente conocida como programación neurolingüística (PNL) se puede definir como "manual de instrucciones de la relación que mantenemos con los demás", según señala la especialista en PNL Mónica Pérez de las Heras en su obra Escribe, habla, seduce. En esencia, son las técnicas a través de las cuales nos conocemos mejor a nosotros mismos, y también a los otros. Dado que parte de la premisa de que "podemos conseguir prácticamente todo lo que nos propongamos", esta herramienta goza de gran éxito en el campo del deporte y los negocios.

Si analizamos el término, este no es otra cosa que la unión de lo siguiente: cómo hacemos funcionar (programación) nuestros cerebros (neuro) y cómo expresamos lo que pensamos (lingüística). Hay establecidos una serie de postulados básicos, entre los cuales destaca la clasificación de las personas en tres tipos: visuales, auditivas y kinestésicas (estas últimas sienten predilección por las cosas físicas o manuales y también por el mundo de las emociones).

Los orígenes de la programación neurolingüística se remontan a la década de los 70, de la mano de los estadounidenses Jonh Grinder y Richard Bandler. Ambos comenzaron a cuestionarse por qué en la universidad había profesores que tenían el don de saber comunicar y atraer a grandes masas de alumnos cuando impartían sus materias y cómo, en cambio, otros notaban que sus clases iban vaciándose debido a su escasa habilidad para transmitir conocimientos.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Aunque, de acuerdo a numerosos estudios internacionales, esta disciplina heredada del constructivismo "también puede jugar un papel terapéutico para mitigar trastornos del aprendizaje, miedos, fobias, ansiedades e incluso alergias o resfriados", su misión principal tiene puesto el foco en la mejora de los procesos comunicativos, así como en la oratoria. De esta forma, a través de la PNL se puede aprender a construir discursos, protagonizar presentaciones increíbles y cautivar al hablar en público gracias, en parte, a ganar seguridad en uno mismo.

Pero, ¿por qué los expertos en PNL otorgan tanta importancia a la comunicación no verbal? Todo el mundo tiende a pensar que nos comunicamos solo cuando usamos la palabra pero, según autores como Albert Mehrabian, esta solo supone el 7% del envío del mensaje en una comunicación emocional.

Mehrabian sostiene que un 38% de lo que comunicamos es a través del lenguaje paraverbal, el uso que hacemos de la voz y un 55% de nuestra transmisión de información es el lenguaje no verbal: gestos, posturas, microgestos, etc. Por tanto, defienden que, más importante que lo que decimos, es cómo lo hacemos y qué estamos expresando con nuestro cuerpo sobre ello.



PNL, ¿ciencia o pseudociencia?

La programación neurolingüística es, en muchos casos, definida como 'ciencia', algo que en los últimos años ha dado que hablar entre la comunidad científica, ya que, dentro de esta, es considerada una pseudociencia más, sin base científica contrastada y que intenta ganar terreno de forma casi fraudulenta a las técnicas de psicología válidas.

En 2010, Tomasz Witkowski analizó cada una de las pruebas empíricas controladas de la PNL que se habían publicado hasta ese momento y mostró sus resultados en la revista Polish Psychological Bulletin. De un total de 33 estudios relevantes, solo un 18,2% gozaba de resultados positivos para validar la PNL; casi un 55% eran negativos, y el 27,3% restante resultaban bastante ambiguos.

Etiquetas: psicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS