¿Cuánto tiempo tarda un cuerpo en descomponerse?

El tiempo que un cadáver tarda en pasar por las fases de descomposición depende de varios factores, como la complexión de la persona o el lugar donde se produce.

La naturaleza es muy eficiente para descomponer cadáveres humanos. 

Nada más morir, se inicia el proceso de putrefacción, por el que se irán descomponiendo los elementos más complejos del organismo, hasta que este queda reducido a un esqueleto.

Todo comienza con la denominada fase fresca, en la que el cuerpo irá cambiando de color por la acción de unas bacterias que ya han comenzado a alimentarse de las partes blandas. Cuando son perceptibles los primeros signos de hinchazón en el abdomen, empieza la fase de abotargamiento.

Esto se debe a los gases que surgen durante la descomposición y a la acción de los insectos necrófagos, que depositan sus larvas en las cavidades corporales. En este sentido, un mayor número de heridas permite la entrada de más de ellos, lo que acelera el proceso. Al poco tiempo, el cadáver se abre en varias zonas, de modo que escapan del mismo los citados gases y un característico olor que atrae a más insectos. Para entonces, el finado ya ha perdido el 80 % de su peso inicial. A continuación, se darán dos etapas más, denominadas de posputrefacción y esqueletización.

No es igual para todos

El tiempo que un cuerpo tarda en pasar por todas ellas depende de varios factores, como la complexión de la persona o el lugar donde se da la descomposición. Por ejemplo, puede mantenerse casi intacto durante el invierno y esqueletizarse casi por completo en dos semanas de calor sofocante. Además, la acción del sol y el viento tiende a momificarlo; y cuanto más profundamente se entierra al fallecido, más tarda en arrancar el proceso. También, un cadáver obeso se reduce a huesos mucho más rápido que uno delgado, por la mayor presencia de grasa.

 

Cuando morimos, el corazón deja de bombear sangre alrededor del cuerpo, privando a sus células de oxígeno. La descomposición comienza casi de inmediato, con la piel pasando por varios cambios de color a medida que la sangre deja de circular dejando al cuerpo un color ceniciento. ¿Te has fijado que la piel de una persona fallecida se ve realmente pálida? Esta es la razón científica. La circulación sanguínea ayuda a darle color a la piel, cuando la sangre deja de circular, la piel adquiere un tono grisáceo. Además, cuando la sangre se asienta, la piel más cercana al suelo se verá magullada. Si una persona muere mientras está acostada boca arriba en la cama, su lado frontal quedará ceniciento y su lado posterior será de un color rojo marrón oscuro.

Sin embargo, diferentes células mueren a diferentes velocidades. Por ejemplo, las neuronas mueren en unos pocos minutos, mientras que las células de la piel pueden sobrevivir más de 24 horas después de la muerte. Poco después de la muerte ocurre el rigor mortis, que es causado por una reacción química compleja (que involucra ácido láctico y miosina), que forma una sustancia similar al gel que crea la rigidez del cuerpo. El rigor mortis dura aproximadamente 24 horas (dependiendo de la temperatura ambiente).

Las etapas de descomposición son universales para todos los cuerpos, pero la línea de tiempo puede variar según el entorno del lugar de descanso final del cuerpo, como ya hemos visto. 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo