¿Desde cuándo existen los años bisiestos?

El año bisiesto se introdujo para sincronizar nuestro calendario y el movimiento orbital en Roma, bajo el mando de Julio César, asesorado por el matemático y astrónomo Sosígenes de Alejandría. César decidió que, en el calendario juliano (llamado así en su honor), uno de cada cuatro años tendría 366 días, uno más que los años comunes.

El año bisiesto se introdujo para sincronizar nuestro calendario y el movimiento orbital en Roma, bajo el mando de Julio César, asesorado por el matemático y astrónomo Sosígenes de Alejandría. César decidió que, en el calendario juliano (llamado así en su honor), uno de cada cuatro años tendría 366 días, uno más que los años comunes. De esta manera se aseguraba de que los meses del año seguían el ritmo de las estaciones. En principio, el día "extra" del año bisiesto se intercaló entre los días que hoy corresponden al 23 y el 24 de febrero.

La desincronización se resolvió solo aproximadamente:, ya que la Tierra no llega al mismo punto de su órbita en exactamente un número entero de días (365) más un cuarto de día. Concretamente, se añaden 44 minutos y 56 segundos de más cada cuatro años, es decir, casi ocho días por milenio. La diferencia se acumula en cada revolución de la Tierra alrededor del Sol, y llegó a ser importante varios siglos después de que Julio César ideara su calendario. De ahí que en el año 1582 d.C., el Papa Gregorio XIII, aconsejado por los astrónomos Christopher Clavius y Luigi Lilio, optara por introducir una reforma que consistía en ajustar los años bisiestos de manera que los años divisibles por cien pero no por cuatrocientos dejasen de tener 366 días. De esta manera se evitaba el desfase que se estaba produciendo al intercalar excesivos años bisiestos, ya que se suprimían tres días cada cuatro siglos.

Así, el año 1600 fue bisiesto y lo fue también el 2000 (todos dos son divisibles por cuatrocientos), pero fueron años naturales 1700, 1800 y 1900, y lo será el 2100.

 

 

El día bisiesto también observa otro día importante



Dado que el 29 de febrero es una fecha "rara", también es el hogar del Día de las Enfermedades Raras, que comenzó en 2008 para crear conciencia sobre las enfermedades que afectan a menos de 1 de cada 2,000 personas. Pero no se preocupe: si no es un año bisiesto, la celebración se celebra el último día de febrero.

 

Como curiosidad, en el pasado, los trabajadores abogaron para que el día bisiesto se convirtiera en día festivo. 


Con los años, algunos miembros inteligentes de la fuerza laboral del mundo se dieron cuenta de que estaban trabajando un día adicional cada año bisiesto sin un pago adicional. Esto ha provocado una campaña legítima para convertir el 29 de febrero en un día festivo. Tiene sentido, ¿verdad?

 

 

 

Un conjunto importante de personajes literarios no observa años bisiestos, por ejemplo.  Si bien el día bisiesto ayuda a mantener nuestra línea de tiempo orbital en el buen camino como hemos visto, algunos personajes literarios no no parecen necesitarlo. Los hobbits del escritor J.R.R Tolkien tienen un calendario que incluye un mes de febrero de 30 días cada año. ¿Y si el tiempo funciona ligeramente diferente en la Tierra Media?

Continúa leyendo