Vídeo de la semana

Tony Parker: un nuevo deporte en el camino a la madurez

Tony Parker es la última de una larga lista de jugadores que han declarado su amor por el póker en particular y su futuro en el mundillo más exclusivo de este juego.

Qué tendrá la NBA y el baloncesto estadounidense para que algunos de los mejores jugadores que han pisado la liga acaben atraídos por juegos de azar. Quizá tenga que ver el hecho de que juegos como el póker o el blackjack tienen su índice de popularidad más alto en el país americano. Y podemos imaginar que también el estilo de vida de un jugador profesional de baloncesto encuentra una zona de confort en lo que esta clase de entretenimiento puede ofrecer. La NBA no puede compararse a ligas como la española ni económicamente, ni en nivel, ni en número de estrellas. Y en este contexto, la estrella Tony Parker es la última de una larga lista de jugadores que han declarado su amor por el poker en particular y su futuro en el mundillo más exclusivo de este juego.

No solo jugadores de baloncesto han caído en sus mieles. También futbolistas y deportistas reconocidos con mucha repercusión en otras disciplinas se han visto especialmente motivados para jugar al póker. Difícil saber que tendrá esa modalidad Texas Holdem, que es la reina de los eventos en vivo, pero también la que más aparecer en el poker en línea aunque esta fórmula de juego deje mayores alternativas. En ambas parece haberse visto interesado Parker, que como en todo lo que hace, parece dispuesto a competir esta vez en algo menos físico y mucho más mental. De hecho, ya cosecha éxitos.

La revista Live Poker publicó el pasado tres de mayo un número con la imagen del francés en portada destacándolo como el primer jugador clasificado para las WSOP 2021, o lo que es lo mismo, las World Series of Poker. El circuito mundial es la prueba más importante y representativa del mundo del póker a día de hoy y solo unos cuantos privilegiados tienen la oportunidad de participar en el evento principal o Main Event de la serie. El deportista galo habría conseguido su billete al torneo gracias a la victoria en un torneo benéfico.

Un torneo disputado a principios de año, pero que ha sido valorado más tarde por la organización de las WSOP. Hasta el próximo 30 de septiembre tiene el ex de San Antonio Spurs para prepararse y seguir practicando y entrenando, ya que el evento durará hasta el 23 de noviembre en el Rio All Suite Hotel & Casino de Las Vegas, en lo que será el regreso del póker en vivo a la primera plana internacional tras un 2020 en el que fue imposible organizar eventos de este tipo.


Una afición que viene de lejos

Varias temporadas en la liga francesa, un total de 17 cursos completos dando lo mejor de sí para San Antonio Spurs y una campaña de despedida en Charlotte Hornets dan para mucho en el baloncesto y en todo lo que lo rodea. Por un lado para engrandecer un palmarés que consta de cuatro anillos de la NBA y un MVP en las finales de 2007 siendo el primer jugador europeo en conseguir este reconocimiento, lo que le dio el verdadero ascenso a ser una leyenda. Quizá por eso es que los Spurs retiraron el dorsal número 9 y por eso es que la selección francesa todavía anda en búsqueda de su heredero, después de un bronce, una plata y un oro en el Eurobasket de 2013, donde fue máximo anotador y mejor jugador.

Para alguien que lo ha conseguido casi todo como Parker en su deporte no es fácil encontrar una nueva ocupación que le motive a seguir compitiendo para ser el mejor. Y más si tu necesidad es la de ser siempre el número uno. “Si ya no puedo luchar por el campeonato y ser yo mismo, ya no quiero jugar más al baloncesto”, decía en la entrevista para ESPN en la que anunciaba su retirada el 10 de junio de 2019. Con una mentalidad así, no es de extrañar que ya previamente tuviera la vista puesta en el poker como una opción de futuro y que ahora quiere terminar de explotar.

La mejor prueba es la contratación del veterano Phill Hellmuth como su entrenador para que le guiara y le enseñara todo lo que el americano conoce acerca del poker. Y hablando de uno de los mejores jugadores de poker de todos los tiempos, seguro que no es poco. Incluso, Parker ha llegado a organizar partidas especiales en su casa con varios jugadores habituales de las WSOP a modo de preparación de cara a su futuro en los circuitos.

Por ahora, sus victorias son más bien simbólicas que conocidas y el francés prefiere el poker en vivo a la modalidad online, la cual sí que utiliza para entrenar. En lo que será su primera participación en unas WSOP necesita todavía un poco más de experiencia para poder desempeñarse bien en un deporte mental como está considerado el poker por muchos jugadores, países e instituciones.

Tony toma el relevo de jugadores como Paul Pierce, Kevin Garnett o el propio Michael Jordan, encargados también de interesarse por el poker durante y después de su carrera. Veremos si el nacido en Bélgica les supera ahora que va a poder viajar de torneo en torneo como nunca antes lo había podido

hacer. Mientras tanto, seguirá vinculado al mundo del baloncesto gracias al ASVEL Lyon-Villeurbanne del que es propietario desde el año 2014.