Muy Interesante

En el desierto Badain Jaran, en el interior de Mongolia, se alzan las dunas estacionarias más altas del mundo. Sus 500 metros de arena reposan sobre aguas subterráneas y el increíble paisaje se completa con unas 140 lagunas. Otras enormes dunas son las del desierto del Namib, a lo largo de la costa de Namibia. Está cubierto por montañas de 300 metros y su récord lo ostenta la duna 7, de 380 metros de altura. Algunas se alinean en paralelo a la costa y otras, las del interior, tienen forma de estrella.

En el sur de la Península Arábiga se extiende el desierto de Rub al-Jali, uno de los lugares más inhóspitos que existen. Es una de las mayores superficies continuas de arena, con dunas de todo tipo: solitarias y suaves con forma de media luna, dunas longitudinales de 300 kilómetros que se forman en paralelo al viento y grandes montañas de 250 metros de altura.

tracking