Muy Interesante

Canciones míticas de Freddie Mercury

Barcelona, I want to break free, The show must go on... ¿cuál es tu favorita? Repasamos las más emblemáticas.

Freddie Mercury, cuyo nombre original era Farrokh Bulsara, nació el 5 de septiembre de 1946 en Tanzania y falleció el 24 de noviembre de 1991 en Londres. Este cantante y compositor de rock británico, líder de la banda Queen, se convirtió en un icono vocal y rey del espectáculo en todo el mundo. Su poderosa voz y sus extravagantes puestas en escena hicieron de este músico un personaje inolvidable, inmortal, al igual que sus canciones.

Farrokh Bulsara cambió legalmente su nombre a Freddie Mercury alrededor de 1970, cuando se formó precisamente el grupo Queen. Sus padres vivían en la India y eran parsis, seguidores de la religión zoroastriana y cuyos antepasados vinieron de Persia. Posteriormente se mudarían a Zanzíbar, en Tanzania. Allí tuvieron dos hijos, Freddie (inicialmente Farrokh) y Kashmira, seis años más joven.

Cuando Zanzíbar se convirtió en parte del país independiente de Tanzania en 1964, Bulsara se mudó con su familia a Feltham, Inglaterra.
¿Sabías que fue un boxeador brillante?

Y no solo se le daba bien el boxeo. También solía jugar al tenis en ocasiones, especialmente cuando estaba de vacaciones, y disfrutaba viendo el campeonato de Wimbledon. Según sus propias palabras: “Odiaba el cricket y las carreras de larga distancia. Era completamente inútil en ambos. Pero podía correr, era bueno en hockey y brillante en el ring de boxeo ”.
Es curioso pero a pesar de que siempre hubo indicios de sus capacidades musicales desde pequeño, nadie consideró seriamente la música como una carrera profesional para él. Mercury estudió piano en un internado en la India; más tarde se haría amigo de numerosos músicos en el Ealing College of Art de Londres (como del guitarrista Brian May y del baterista Roger Taylor) pero incluso se especializó en diseño gráfico, antes de lanzar el primer álbum de estudio de Queen. Sin embargo, estaba claro que su camino iba a estar marcado por y para la música. Y hacer historia con ella.

Desgraciadamente, una neumonía bronquial relacionada con el SIDA acabaría con su vida el 24 de noviembre de 1991, con tan solo 45 años de edad.

Hoy repasamos sus canciones más inolvidables.

It´s a hard life

Esta canción fue incluida en el disco The Works de 1984 y muestra una profunda reflexión mediante preciosas metáforas que evidencian el significado de estar ligado a una persona por un sentimiento tan fuerte como este.

Somebody to love

Incluida en el álbum A Day at the Races de 1976, a pesar de que se hizo siguiendo los pasos de la incomparable "Bohemian Rhapsody", la pieza central A Day at the Races es un tema igualmente fantástico. De hecho, "Somebody to Love" comparte poco con su predecesora más allá de múltiples secciones y grandes ambiciones como composición. Freddie Mercury y toda la banda Queen llevaron sus voces de coro al púlpito de la iglesia en una exhibición inspirada en la música gospel estadounidense.

Killer Queen

Después de que dos discos se centraran principalmente en el rock duro y progresivo, Queen se abrió paso a la corriente principal con esta oda a una prostituta de lujo en su tercer álbum. Presenta una parte de piano alegre y armonización vocal que se convertirían en grandes partes de su sonido característico. Rayos láser, caviar, guillotina o María Antonieta. Lujo y absurdo a partes iguales. "Killer Queen" fue incluida en el álbum Sheer Heart Attack de 1974.

Barcelona

Un dúo incomparable de Freddie Mercury con la soprano operística Montserrat Cabaillé. Fue un momento épico que nació cuando la soprano, originaria de Barcelona, estaba buscando una canción para interpretar como himno de los Juegos Olímpicos de 1992, que se celebrarían en su ciudad natal. Se pusieron a trabajar juntos en lo que sería un álbum colaborativo completo y la canción principal, que se convirtió en el himno de los juegos, es simplemente asombrosa. Ambos se combinan y se apoyan generosamente en un estilo majestuoso mientras sus melodías se entrelazan, llegando a un clímax que pone los vellos de punta, muchos años después.

Innuendo

Innuendo "fue el sencillo principal del álbum del mismo nombre (y el último álbum en el que trabajó Freddie Mercury antes de su muerte, en 1991). La canción, que fue directamente al número 1 en Reino Unido, comenzó como una sesión improvisada en Suiza, cuando Brian May, el baterista Roger Taylor y el bajista John Deacon marcaron un ritmo al que se le añadieron letras y trabajaron en un ambicioso arreglo orquestado para una canción que presentaba un interludio flamenco interpretado por Steve Howe, el guitarrista de Yes. "Innuendo" es una de las canciones más ambiciosas de Queen en los últimos tiempos y la voz de Mercury es inmensa.

I Was Born To Love You

Este sencillo fue una joya disco-pop impulsada por el piano, rica en sintetizadores y euforia, que alcanzó el número 11 en la lista de singles del Reino Unido en abril de 1985. Desde el primer grito de armonía de varias capas " I Born Born To Love You" se regocija en su euforia de amor. Cada verso aumenta la energía. El vídeo que lo acompañaba nos mostraba a Freddie, resplandeciente, vestido todo de blanco, cantando en una habitación lelna de espejos.

We are the champions

No resulta extraño que el líder de una de las mejores bandas de rock que llenaba estadios en sus conciertos, hiciera uno de los mejores himnos para el deporte. Con un poco de ayuda de "We Will Rock You", complementario de Brian May, esta canción puso al público en pie en todo el mundo. Y a día de hoy sigue haciéndolo sin importar color ni equipo. No fue ninguna sorpresa que un equipo de investigación identificara "We Are the Champions" como la canción más pegadiza en la historia de la música popular.

Another one bites the dust

El bajista de Queen, John Deacon, grabó casi todos los instrumentos para este clásico del disco-rock después de haber salido al estudio con los creadores de "Good Times". En esta canción,  incluida en el álbum "The Game" de 1980, el tono bajo de la canción contrasta con una de sus interpretaciones vocales más apasionadas y ardientes. Este tema se convirtió rápidamente en el mayor éxito de Queen, pues se vendieron siete millones de copias en todo el mundo.

Bohemian Rhapsody

Imposible no citar esta obra maestra. Se trata de una canción increíble y épica, con capa tras capa de armonía vocal tecnicolor, unida por los distintos tonos de Mercury. Incluido en el álbum "A night at the opera" de 1975, muchos consideran "Bohemian Rhapsody" la obra magna de Mercury. Su canción definitiva. Y también la de Queen.

Under Pressure (con David Bowie)

Queen se unió al héroe del rock artístico David Bowie para crear una canción excelente, sólida y contagiosa que, originalmente, fue lanzada como single en octubre de 1981 y más tarde se incluyó en el álbum Hot Space de Queen en 1982. No solo se trato de una interpretación vocal espectacular por parte de ambos, sino también de un gran dúo. Como curiosidad, la canción del rapero estadounidense Vanilla Ice "Ice Ice Baby" se basó en la línea de bajo de “Under Pressure” y también se hizo muy famosa.

I Want To Break Free

La canción "I Want To Break Free" (del disco The Works) fue compuesta por el bajista John Deacon " y fue lanzada en abril de 1984 no sin controversia a causa del vídeo promocional, pues todos los miembros de la banda se vistieron con ropa de mujer con objeto de parodiar la serie de telenovelas británica Coronation Street. Sin embargo, se toparon con una reacción inesperada en Estados Unidos que incluyó que la cadena MTV censurara la emisión del vídeo. Fue prohibido, no por la intención de ser un chiste de la serie, sino porque les parecía una declaración tácita de la homosexualidad y travestismo del cantante.

Made in Heaven

Freddie seleccionó una de las canciones más parecidas a Queen de Mr Bad Guy para su cuarto sencillo en solitario, la gran balada "Made In Heaven". Esta canción solista " tenía un estilo mucho más familiar para los seguidores de Queen. Al igual que el resto del álbum, fue grabado en Munich. Se trata de un himno al destino, donde pone su suerte en las manos del destino, aceptando el dolor como parte de la vida, donde tanto lo bueno como lo malo son vitales. La moraleja es tan sencilla como real: no puedes ser todo lo que quieras ser a menos que estés preparado para sufrir. Después de la muerte de Mercury, los miembros restantes de Queen crearon una nueva versión de la canción, que, apropiadamente, dio su nombre a su álbum de estudio final.

Tie Your Mother Down

Dentro del álbum "A Day at the Races" de 1976 encontramos este "Tie your mother down", compuesta por el guitarrista del grupo, Brian May. De hecho, May escribió numerosas y excelentes canciones para Queen y una de las más populares fue esta. Queen se encontraba ya en el camino de convertirse en una de las bandas de rock más grandes del mundo cuando grabaron su quinto álbum, A Day At The Races (en homenaje a los hermanos Marx), y esta divertida composición se convirtió en un elemento básico en los conciertos en directo de Queen. Una de las curiosidades de esta canción es que fue compuesta inicialmente en Tenerife, con una guitarra española, mientras May se encontraba inmerso en la finalización de su doctorado en Astrofísica.

We Will Rock You

Compuesta por el guitarrista de la banda Brian May y publicada en 1977, esta canción junto con la de “We are the champions” se convirtieron rápidamente en himnos culturales. Ambos pertenecen al álbum “News of the World” y han sido versionadas en muchas ocasiones, como por la boyband 5ive que tuvieron de invitados de honor al propio Brian May en la guitarra y a Roger Taylor en la batería. Todo un himno del rock a ritmo de palmadas.

Crazy Little Thing Called Love

Escrita mientras Mercury se daba un baño de burbujas en el hotel Bayerischer Hof, en Munich (Alemania) en 1979, el éxito de “Crazy Little Thing Called Love” fue apabullante. Resultó ser una canción tan popular que muchísimos músicos la han versionado posteriormente, como Robert Plant, Dwight Yoakam, Diana Ross, Michael Bublé o Showaddywaddy. El propio Mercury dijo sobre esta canción que: “Soy una persona cariñosa. El amor fue la inspiración para la canción”. La canción de Queen apareció en su álbum The Game lanzado en 1980 y también en su recopilatorio de éxitos de 1981.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking