Muy Interesante

Etiquetas:

Existen varias pruebas para evaluar la flexibilidad, como el test de Wells y Dillon o el flexiómetro de Leighton, que miden la capacidad de doblarse o estirarse en grados y centímetros. Los contorsionistas han llevado esta habilidad al límite, gracias a un intenso entrenamiento que suele comenzar en la infancia y a la flexibilidad congénita de sus tendones. Sin llegar a tanto, también puede desarrollarse practicando gimnasia.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking