¿Cuántos tipos de neumáticos existen?

Te explicamos qué son los neumáticos de invierno, cuándo es recomendable usarlos, y qué otros tipos de cubiertas existen.

En el mercado existen tres tipos de neumáticos: los neumáticos de verano, que son los que todos conocemos, y que utiliza aproximadamente el 95% de los usuarios. El segundo tipo de neumático es el mixto: hablamos de neumáticos de última tecnología que sirven para verano e invierno. Por último, vamos a hablar del neumático de invierno.

El único neumático que sirve para conducir en nieve es aquél que lleva en su lateral una montaña de tres picos con el símbolo de un copo de nieve. Esto es importante porque si accedemos a un puerto de montaña y si nuestros neumáticos no llevan ese símbolo, la guardia civil nos obligará a poner cadenas, ya que la conducción por nieve no será segura.

Vigila siempre el buen estado de tus neumáticos

De nada vale el tipo de neumático que llevemos si estos no están en buenas condiciones. Hay que vigilar siempre que tengan una presión adecuada. Además, cada fabricante indica cuál es la profundidad de rodadura que deben tener las cubiertas.  

¿Cómo funciona un neumático de invierno?

Los neumáticos de invierno están fabricados con materiales que permiten que, incluso a temperaturas de -7°C, su dureza no sea muy alta. Gracias a ello, la goma sigue siendo flexible y se adecúa de forma muy correcta a la nieve y al asfalto. Cuando la rueda pasa por nieve, la rodadura de la parte central del neumático  va desplazando a la  nieve hacia la parte de atrás y permite que nunca se pierda la adherencia con la carretera.

¿Qué tipo de neumático me compro?

¿Un neumático mixto o uno de invierno? El problema de los neumáticos mixtos de última tecnología es que se desgastan y consumen un poco más. La opción más ortodoxa sería usar un neumático de verano para la época estival y uno de invierno para la temporada de frío. Los fabricantes suelen ayudar al usuario en ese sentido, la mayoría de talleres te cambian y te guardan los neumáticos que no se estén utilizando.

Por otro lado, ¿cuándo se necesita realmente un neumático de invierno? Si vives en una zona templada, como Madrid, no es necesario, ya que podemos circular con neumáticos de verano y usar cadenas cuando viajamos a zonas con nieve.

El neumático de invierno es muy necesario cuando vivimos en zona con una climatología adversa, donde se sufran nevadas y heladas con mucha frecuencia. En el caso de no poder acceder a un neumático de invierno, que obviamente conlleva un coste que no todo el mundo puede asumir, también se pueden usar cadenas. Lo más importante en este caso es saber usarlas, y aprender a hacerlo tranquilamente antes de necesitarlas. Aprender a poner cadenas en plena nevada es bastante complicado.

Tipos de cadenas

La cadena metálica es la más clásica: se coloca de forma circular y engancha por detrás de la rueda. Esta cadena tiene el problema de que, si pasamos por un punto de la carretera que no tenga nieve, puede estropear el neumático.

Otro tipo es la cadena de tela o la llamada ‘camisa’. Es una tela que cubre a la rueda y, aunque es menos eficiente, también es muy sencilla de poner. La última opción es la cadena líquida: se trata de un spray que echamos alrededor de la rueda y nos ayudará a tener adherencia en un momento muy puntual (por ejemplo subir la rampa helada de un garaje).

CONTINÚA LEYENDO