La interacción perfecta entre máquina y conductor

El automóvil ha seguido una clara tendencia de modernidad: de apenas tener botones a principios del Siglo XX, a estar repleto de ellos cien años después, para después ceder protagonismo a las pantallas táctiles y a los sistemas de reconocimiento de voz