Así es sentirse al volante de un vehículo de altas prestaciones como el CX-60

Entre otros ejemplos, la rigidez de la carrocería ayuda a que el conductor perciba la respuesta del vehículo de una forma más inmediata, los asientos ayudan a los ocupantes a mantener el equilibrio de forma natural mientras el coche se mueve y la suspensión contribuye a estabilizar el aplomo