Tener familia sin perder estilo es posible

Mazda cuenta con una larga tradición de modelos familiares desde que arrancara la producción de turismos en serie con el coupé R360.

mazda
Mazda

Mazda se lanzó a fabricar vehículos hace cien años. Se mantuvo a los pies del monte Hijiyama (Hiroshima), donde había conseguido un nombre como fabricante de corcho,  material que todavía forma parte de su esencia y espíritu. Una filosofía consciente del impacto ambiental de modelos como el Mazda MX-30, el primer 100% eléctrico de la firma. Su tapicería se ha conseguido utilizando botellas de PET recicladas, un proceso de reutilización que también encontramos en los parachoques y en los revestimientos de las puertas. No existen dudas sobre la importancia de la innovación en la historia de Mazda, desde el lanzamiento del Mazda-Go, hace un siglo, hasta la apuesta por los motores rotativos. Su carácter indómito ha formado parte de cada lanzamiento, también la de sus modelos familiares, un segmento que corre el riesgo de ser aburrido y poco emocional.

Con el lanzamiento del Mazda R360 la firma demostró, una vez más, que no seguiría los patrones establecidos. La primera unidad salía de fábrica en 1960 como su primer turismo de producción en serie. Hasta entonces se habían dedicado a los modelos comerciales y a la reconstrucción de su pueblo tras el impacto de la bomba atómica. El espíritu Mukainada les acompañó en esta nueva aventura que acabó siendo un éxito.

familiares mazda
Mazda

El primer familiar

El Mazda R360 era un minicoche de 2,98 metros de largo pero cabían perfectamente cuatro personas. Su diseño compacto no le impidió conquistar al mercado, ansioso de vehículos bonitos y confortables. Esta silueta coupé de dos puertas dominó el segmento en los años sesenta y asentó el nombre de la firma para las décadas posteriores.

Tres años más tarde, llegó el Mazda 800 o Mazda 100 (fuera de Japón), un modelo rebautizado como Mazda Familia. El R360 y el Carol P360, lanzado en 1962 con algunas mejoras, habían preparado el terreno para su introducción definitiva en el mercado de turismos familiares. Su carrocería Wagon ofrecía la practicidad típica de un furgón con la estética y confort de un turismo, sin olvidar el aspecto dinámico de la conducción. Del apartado estético se encargó Carrozzería Bertone, la casa de diseño italiana que le dio el toque encantador.

Pronto se alzó como el modelo más vendido del segmento en Japón, con una cuota de mercado del 44% y nuevas versiones en la gama: sedán, coupé y camioneta. En 1967 se lanzó su segunda generación, la primera que pisaría tierras del viejo continente y que sería sustituida en 1977 por el Mazda 323.

mazda familiares
Mazda

Un diseño que enamora

El actual Mazda3, surgido del lenguaje de diseño Kodo de la firma, ha sido reconocido como el vehículo más bonito del año en los premios World Car Design of the Year 2020. Esta preocupación por la belleza y la conexión emocional con la máquina no es nueva, ya la podemos ver en el precioso Mazda Luce. Se desarrolló a partir de un Bertone en variantes sedán y wagon y su lanzamiento (1966) despertó anhelos en todo el mundo. Su exportación a Europa allanó la llegada de otros modelos como el Mazda 818/RX-3, el Capella/RX-2 o el 929/RX-4.

El Mazda 626, presentado en 1978, fue el que consiguió la atención necesaria del mercado europeo. Se sitúo como el modelo importado más vendido en la Alemania de 1988 y 1989, alcanzando una posición de poder entre los fabricantes asiáticos presentes en el continente. Esta primera generación se comercializó en versión 4 puertas y coupé pero, a partir de la segunda hornada (1982), también contó con la opción 5 puertas. La actualización también incorporó la tracción delantera y un bloque diésel, innovaciones que le valieron el premio al Coche del Año en Japón de 1982. La primera generación Mazda6, presentada en 2002, debía estar a la altura de su predecesor. Su diseño y comportamiento deportivo le llevaron a la cumbre en cuestión de meses. En cuatro años se alcanzaron los 2 millones de unidades matriculadas.

mazda familiares
Mazda

Los monovolúmenes de Mazda

La presencia de monovolúmenes de Mazda en España no es destacable pero su esencia sí, la encontramos en los SUV’s que hoy recorren nuestras carreteras. Incluso en este segmento, que prioriza la funcionalidad y el espacio, la firma quiso arriesgar con conceptos innovadores. El Mazda Bongo (1966) les sonará a aquellos que hayan viajado a países asiáticos. Todavía circulan algunas de las decenas de versiones que se lanzaron, desde ediciones limitadas hasta camperizaciones. Se trataba de un furgón con piso bajo de 3,77 metros de largo y hasta ocho plazas.

El Mazda MPV (1988) es el primer monovolumen de la firma, que aterrizó en Europa a mediados de los noventa. Por suerte, su segunda generación presentaba un diseño más atractivo y los asientos Karakuri ofrecían una modularidad excelente para las familias numerosas. El Mazda Primacy era la opción compacta pero versátil, con siete plazas y dos puertas correderas. La segunda generación de este familiar se pasó a llamar Mazda5 (2005), un modelo que desapareció en 2010 ante la llegada de los SUV’s.

Continúa leyendo