Seat fabrica respiradores en Martorell

Seat ha modificado una línea de montaje para fabricar respiradores. El proyecto OxyGEN utiliza los engranajes de un limpiaparabrisas y se encuentra en proceso de homologación.


Seat se ha volcado al 100% en la lucha contra el coronavirus. La firma española ha dejado a un lado la producción de vehículos para centrarse en un solo objetivo: fabricar respiradores para el sistema sanitario. Otras empresas del sector de la automoción se han implicado con diferentes iniciativas, desde la fabricación de máscaras faciales hasta la donación de material de protección, pasando por la cesión de la flota. Seat ha ido un paso más allá, transformando toda una línea de montaje de subchásis para la producción de respiradores asistidos.

El proceso ha sido largo y ha comportado un esfuerzo tremendo para los ingenieros y técnicos de Seat. Desde hace una semana, un total de 150 trabajadores han desarrollado 13 prototipos diferentes hasta conseguir el aparato definitivo. En estos momentos, una de las unidades se está sometiendo a un test de larga duración para completar el proceso de homologación. En un momento excepcional, la perseverancia y los conocimientos de los técnicos de la marca han alcanzado el siguiente nivel de responsabilidad. Nicolás Mora, del área de Producción de Seat Martorell, comenta: “La motivación de todas las personas que participamos en este proyecto es ayudar de la manera que nosotros sabemos, que es fabricar en serie un equipo, esta vez para salvar vidas”. Un trabajo a contrarreloj con una única recompensa, la más importante de todas: reducir el número de víctimas por COVID-19.

Una nueva línea de producción

Seat no esperó ni un minuto para poner en marcha diferentes iniciativas contra este virus. Gran parte de la plantilla fue enviada a casa, debido a la reducción de la producción y el cumplimiento de la cuarentena, pero el resto no dejó de trabajar. El objetivo de estas líneas de desarrollo es producir, cuanto antes, los materiales demandados por los hospitales y compartir la información con aquellas industrias que puedan hacer lo mismo. Uno de los equipos de ingenieros arrancó el proyecto OxyGEN, que requirió de 13 prototipos para alcanzar el modelo final.

El respirador diseñado cuenta con los engranajes impresos en Seat, ejes de cajas de cambios y el motor adaptado de un limpiaparabrisas. Cada uno de estos respiradores incorpora más de 80 componentes electrónicos y mecánicos, que deben ensamblarse en una línea de la planta de Martorell. Un proceso de transformación que tampoco ha sido coser y cantar. Tal como nos explica Sergio Arreciado, del área de Ingeniería de Procesos de Seat: “Modificar una línea de montaje que fabrica un subchásis, una pieza de coches, y poder transformarla y fabricar respiradores ha sido un trabajo arduo en el que han estado implicadas muchas áreas de la empresa y lo hemos hecho en el tiempo récord de una semana”.

Trabajo de calidad y en equipo

Seat confirma que en estos momentos un respirador está cumpliendo el test de larga duración que requiere su proceso de homologación. La urgencia es tal que, mientras se realiza esta prueba, la línea de producción sigue en marcha con un proceso final de esterilización con luz ultravioleta. La firma reconoce su labor y la solidaridad que ha movido a su equipo, invirtiendo más que horas de sueño con un único objetivo en mente. Frances Sabaté, del equipo de I+D de Seat, comenta: “Con solo saber que hemos intentado ayudar a salvar una vida, todo este trabajo habrá valido la pena”.

Esta crisis la superamos entre todos, eso está claro. Por ese motivo, Seat no duda en reconocer que el desarrollo de estos respiradores ha contado con muchas otras empresas. Recuerda especialmente a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Protofy.XYZ ha formado parte del diseño del respirador y otras compañías implicadas han sido: CMCiB, Universitat de Barcelona, Recam Laser, Doga Motors, Luz Negra, Ficosa, Bosch, IDNEO, Secartys y LCOE.

 

José Manuel González Torres

José Manuel González Torres

Viviendo el motor desde la pasión. Porque el motor es belleza, es sonido, tiene aromas. Es piel, y el sabor que te deja es adictivo.

Continúa leyendo