Recomendaciones para conducir sin riesgos con barro y lluvia

Las condiciones meteorológicas adversas incluyen en al menos un 13% de los accidentes de tráfico que se registran cada año en España, por lo que tomar una serie de precauciones al volante será fundamental estos días que la borrasca Celia cubre medio país

Las lluvias, el viento y el barro nos acompañan estos días. De hecho, son once las comunidades se encuentran en alerta por la llegada de una la nueva borrasca Celia. Y cuando la carretera se pone tan peligrosa, es aconsejable no conducir si no es estrictamente necesario. Pero como millones de conductores tendrán que ponerse al volante para ir al trabajo, recoger a los niños en el colegio o acudir a citas médicas, es mejor tener en consideración una serie de consejos para reducir riesgos. Sobre todo cuando las condiciones meteorológicas adversas incluyen en al menos un 13% de los accidentes de tráfico que se registran cada año en España.

lavar-coche
Lavar el coche

Para combatir este fenómeno tan extraño para nosotros, en el que miles de conductores se están encontrando su coche cubierto de polvo y barro, la cadena de mantenimiento y equipamiento integral del automóvil, Norauto, subraya la importancia de realizar una conducción segura, lavar bien el coche antes de arrancar, así como los elementos que debemos revisar para que no sufran con estos elementos tan dañinos. En primer lugar, será primordial prestar mucha atención a señales y salidas que pueden no verse con normalidad, ajustar la velocidad a las condiciones de la vía y aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede.

En segundo lugar, hay que mantener limpio el parabrisas y los faros para una correcta visibilidad y evitar destellos o reflejos incómodos por la suciedad. Y a la hora de limpiarlos, primero fijarse que el agua ha eliminado la capa de barro, ya que si frotamos con él sucio, podemos arañarlo.

coche-sucio
Coche sucio

Ante este tipo de fenómenos meteorológicos, es importante llevar los neumáticos en perfecto estado. Son el único contacto con la carretera y si está desgastado, perderás agarre, tardarás más en frenar y, además, aumenta el riesgo de sufrir aquaplaning. Para comprobarlo solo necesitarás una moneda de 1 euro. Es decir, si al introducir la moneda en uno de los surcos del neumático y el aro exterior de la moneda aún no sobresale, la rueda todavía está en buen estado. En caso contrario, es conveniente sustituirla. También las escobillas deben estar en condiciones óptimas, y para ello se deben cambiar cada año. Y es que la exposición prolongada al sol y la sequedad del verano, dificultan el barrido e incluso pueden empeorar la visibilidad. Finalmente, se deben comprobar pastillas y discos de freno. Con la lluvia la distancia de frenado aumenta, de hecho, hasta un 50% más.

Además, por su parte, Euromaster, especialista en el cuidado y mantenimiento integral del vehículo, añade que los conductores que, una vez que termine esta borrasca, deberían acudir al taller para revisar los filtros. En el caso del filtro de habitáculo, la suciedad acaba afectando al flujo de aire dentro del coche. Esto resta eficacia al sistema y no ayuda a crear la atmósfera templada para conducir, especialmente a las puertas de la primavera, cuando volvemos a poner el aire acondicionado después del largo invierno. Y, en cuanto al filtro del aire del motor, si está saturado, el desempeño del motor se verá afectado, lo cual podría derivar en averías, siempre más gravosas para el bolsillo. También implicaría un aumento de consumo combustible.

José Manuel González Torres

José Manuel González Torres

Viviendo el motor desde la pasión. Porque el motor es belleza, es sonido, tiene aromas. Es piel, y el sabor que te deja es adictivo.

Continúa leyendo