¿Qué papeles debo llevar encima circulando?

Llega el verano y muchos conductores se lanzarán a las carreteras sin la documentación necesaria para circular.

Documentación
Commons

Todos conocemos la frase “la ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento” pero es realmente complicado estar al día de todo. A la hora de conducir, tanto coche como moto, son muchas las dudas que nos sobrevienen, más allá de los límites de velocidad y otras normas conocidas como el uso de los teléfonos móviles. Sin embargo, existe una exigencia que solemos pasar por alto hasta que se convierte en un susto relevante para nuestro bolsillo: la documentación. Tal como desvela AMV tras una encuesta a motoristas:  “seis de cada diez moteros no saben qué “papeles” tienen que llevar en sus escapadas sobre las dos ruedas. Una situación que, de bien seguro, se repite en la mayoría de usuarios de los turismos. Antes de empezar a describir los documentos a llevar, nos gustaría recordar que la  DGT pone a nuestra disposición una aplicación móvil válida para aglutinar dichos requisitos.

Lo más lógico y esperado es el carnet de conducir, pero un despiste siempre es posible. En muchos casos los motoristas cambian de chaqueta, dejando el carnet de conducir en un bolsillo escondido. Una duda recurrente con este documento es: ¿Si lo perdemos o todavía no tenemos la última actualización podemos circular? Tal como explica AMV, que también sirve para el carnet de las cuatro ruedas, “debemos siempre circular con el “carnet de conducir provisional”, un documento que autoriza a conducir un vehículo durante un tiempo limitado, que suele ser de tres meses”. Para ello nos obligarán a pasar por un Centro de Reconocimiento Médico que apruebe nuestras aptitudes psicofísicas y resaltan que este documento solo tiene vigor en nuestro territorio.

Si nos para la policía y no llevamos el carnet de conducir nos llevaremos a casa una multa de 10 euros, pero puede ser peor. En caso de no contar con un documento correctamente completado, es decir con errores en la dirección o nombres, supondrá una infracción de 80 euros, que se eleva a los 200 euros en caso de estar caducado. Si encima somos los orgullosos dueños de una motocicleta de gran cilindrada, podríamos llegar a los 500 euros de multa y 4 puntos del carnet. No hace falta decir que conducir con el carnet retirado, o sin siquiera haberlo aprobado, puede acarrear una detención, “con penas de prisión de hasta seis meses, o una multa de 12 a 24 meses y de 31 a 90 días de trabajos en beneficio de la comunidad”

DGT
DGT

Los documentos del conflicto

Existen otros documentos que la gran mayoría reconocen como vitales para la circulación: el permiso de circulación y la ITV. La Inspección Técnica del Vehículo debe estar superada dentro de la fecha, que cambia en función de la edad del propio coche o moto. En el caso de las dos ruedas, que es más desconocido, los cuatro primeros años estás liberado de pasarlo, tres en el caso de los ciclomotores. Después deberemos volver cada dos años y, en caso de no hacerlo, podemos acabar pagando 200 euros de multa. Si la pasamos pero no llevamos el distintivo con nosotros pueden castigarnos con 10 euros de penalización.

El permiso de circulación es vital para los cuerpos de seguridad, ya que figuran en él datos de la matrícula, la fecha de la primera matriculación, identificación del chasis, la cilindrada y la potencia, entre otros. Es decir, la policía podría saber el rendimiento real del coche y comprobar si es correcto y acorde con tu carnet de conducir. Si no circulamos con este papel podemos acabar pagando 10 euros de multa y, en caso de no tener esa documentación en regla, puede elevarse hasta los 500 euros.

El seguro del vehículo es otro de los papeles que nos puede llevar a dudas. Los cuerpos de seguridad pueden saber si todo está en orden, pero es nuestra obligación por ley llevarlo encima. Tal como cita AMV: “todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo del que sea titular”. Es decir, no nos podrían multar por no tener un papel físico, sí por no actualizar la póliza año tras año, motivo por el que puede caer entre 601 y 3 005 euros de sanción, además de la inmovilización del vehículo.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo