¿Qué coche comprar si te ha tocado la lotería?

El motor es una de las grandes aficiones de los españoles, ya sea en formato tierra, mar o aire. Te ayudamos a decidir en qué podrías gastarla, si te ha tocado la lotería.

Atrás queda ya la Lotería de Navidad y su ansiado Gordo. El del pasado 2019 fue el más madrugador y los afortunados propietarios de un décimo con el número 26590 se embolsaron 400.000 euros (menos impuestos). Alguno de ellos no habría ni recogido su suerte cuando ya se hablaba de la Lotería del Niño. Es la segunda oportunidad que nos ofrece la buena fortuna  en España. Además, nos permite seguir soñando en qué vehículos a motor nos compraríamos si nos tocara un pellizco. No ha sido así pero os queremos ayudar a gastar vuestro dinero, que siempre es más fácil.

El primer premio de la Lotería de El Niño suma dos millones de euros por serie así que por un décimo os habréis llevado 200.000 euros (menos impuestos). El segundo es de 75.000 euros al décimo y, el tercero, de 25.000 euros. Si habéis acertado con el anterior y posterior número tendréis 1.200 euros, que siempre vienen bien para apañar cualquier detalle de tu máquina. Coches, motos, patinetes o servicios de movilidad compartida… para gustos colores así que os dejamos algunas opciones.

Primer premio

Hacienda hará su acto de presencia en cuanto te dirijas a cobrar tu Gordo de la Lotería del Niño así que el resultado final en tu cuenta será de más 168.000 euros. Con este dinero y priorizando la coherencia, la pasión y la familia (si es el caso) podrías agenciarte un Audi RS6. Esta berlina de altos vuelos fue presentada a finales del 2019 y cuenta con un motor V8 de 4.0 litros que rinde nada más y nada menos que 600 CV.

Esta bestia de la ingeniería no solo es un familiar con alma de circuito, también se comporta perfectamente en ambos casos. De ahí que se convierta en una compra (algo insensata pero coherente) de más de 138.000 euros. Ese es el precio base por el modelo de acceso, que fácilmente se dispara en cuanto empiezas a añadirle los extras típicos de las marcas premium. Eso más el seguro y los mantenimientos, rápidamente acabarías con el dinero del premio.

Segundo premio

El segundo premio de la Lotería del Niño y tras pasar por la caja del estado, se queda en 68.000 euros para tu bolsillo. Muchos soñamos con gastar parte de ese dinero en algún vehículo a motor y otros tantos viajando por el mundo pero, ¿Si pudieras hacerlo a la vez? El segmento camper permite justo eso, viajar sobre cuatro ruedas y con la casa a cuestas. La exitosa Volkswagen California tope de gama con cocina, nevera, agua y cama en el techo (denominada Ocean) sale desde 67.300 euros.

Con el bloque de 204 CV acaba siendo algo ajustada de precio pero puedes optar por un su bloque más pequeño e igualmente eficaz. Si te decides por el propulsor de 150 CV, cambio automático DSG y tracción 4MOTION puedes adquirirla desde 57.400 euros, lista para algún extra u opción.

Tercer premio

El tercero y último premio de la Lotería del Niño (de los más golosos) se conforma con 25.000 euros. Gracias a la nueva legislación no pagarás ni un céntimo a Hacienda. A partir de enero de 2020 se gravará solo a partir de los primeros 40.000 euros.  Muchos moteros sueñan con poseer la R de sus sueños pero los precios son inalcanzables para la gran mayoría. Con 25.000 euros en el bolsillo la cosa cambia y podemos acceder a modelos extremos y brutalmente deportivos como la BMW S 1000 RR. La gran variedad en este segmento es perfecta para que encuentres la moto que tanto deseas y sus rivales son tan atractivas como ella. Sino que se lo digan a los orgullosos propietarios de una Ducati Panigale V4. Eso sí, para guardar en el garaje a la belleza italiana deberás aportar algo de tus ahorros ya que su precio de salida ronda los 26.000 euros.

Como decía al principio, es fácil gastarse el dinero de los demás. Estos son solo algunos ejemplos pero el mundo motorizado está lleno de posibilidades de mayor o menor coste. Para los premios más pequeños tocará buscar alternativas ECO como los patinetes eléctricos e incluso algún servicio de movilidad compartida. ¡Movernos siempre nos podremos mover!

Continúa leyendo