Puesta a punto para el 5008

El Peugeot 5008 se actualiza al mismo tiempo que lo hace el 3008, con retoques estéticos que se centran en un frontal más moderno y sofisticado.

5008
Peugeot

Antes que acabara 2020 os hablamos del nuevo Peugeot 3008, que se presentó junto a su hermano mayor el Peugeot 5008. Este SUV de gran tamaño ofrece espacio para siete plazas y un maletero capaz de cargar con una mudanza. Es la opción ideal de familias numerosas que tienen un garaje considerable y una fijación por viajar en coche, entorno en el que se defiende de maravilla por su confort de marcha. El 5008 se presentó en 2017 y esta actualización llega para mantener una imagen homogénea entre los todocaminos de la firma del león. Mantiene las mismas motorizaciones que antes pero el sistema multimedia del interior es más grande (10 pulgadas) en las versiones tope de gama. Además, se podrán añadir elementos de equipamiento a los niveles ya conocidos: Active, Allure y GT. Su precio de partida es de 28 800 euros para el motor gasolina de 131 CV.

Estos ligeros retoques servirán para acabar la vida comercial de esta generación, que destaca por haber sido un modelo de nicho. El motivo es claro, pocas familias se plantean tener un vehículo de 4,61 metros de largo por 1,84 m de ancho y 1,64 m de alto. Encontrar aparcamiento es toda una odisea pero, a cambio, tenemos un habitáculo capaz de albergar 7 plazas gracias a una distancia entre ejes de 2,84 metros de largo. Es, por tanto, la alternativa perfecta para aquellos que hace una década se habrían planteando comprar un monovolumen pero ahora pueden optar por un crossover de diseño más atractivo. Un coche capaz de ofrecer 780 litros de capacidad de maletero, ampliable a 1 940 litros en caso de abatir los asientos. Un auténtico almacén de formas aprovechables que nos permitirán cargar con todo lo necesario para las vacaciones e iniciar una ruta por carretera inolvidable.

5008
Peugeot

¿Qué ha cambiado en el 5008?

El nuevo Peugeot 5008 cambia en muy pocos sentidos pero se ve a simple vista. El frontal es completamente diferente, pese a seguir el mismo lenguaje de diseño anterior. La sensación es que todo está unido entre sí, desde los faros hasta la parrilla y también el paragolpes inferior. La calandra ha perdido el marco cromado de forma que, en los laterales, sus lamas se alargan para integrarse por debajo de los grupos ópticos. Estos faros también son de nueva factura, con un lagrimal que recuerda todavía más al de un felino. Se conservan las luces diurnas en vertical que tantas alabanzas ha recogido y que imita al colmillo de un león.

Las versiones GT y GT pack lucen un diseño de parrilla diferente, más deportivo y marcado. El Black Pack, que es opcional, aporta las llantas de 19 pulgadas en color negro y los cromados también pasan a ser negros. A los niveles de equipamiento presentes hasta ahora (Active, Allure y GT) se le pueden añadir paquetes de equipamiento llamados Pack. También son nuevos los tapizados Nappa Mistral, la Nappa de color rojo, un tejido de piel sintética combinada con Alcántara para los GT y otra tela de piel sintética para los Allure.

5008
Peugeot

El dueño de la carretera

Este Peugeot 5008 tiene competencia entre modelos generalistas como el Skoda Kodiaq, Seat Tarraco o el Mitsubishi Outlander, que son más baratos. Sus puntos fuertes residen en el diseño elegante y atrevido, que presentó el 3008 hace ya tres años y que le ha valido compras paralelas por su funcionalidad, además del confort que ofrece en movimiento. La practicidad es su punta de lanza, con una banqueta trasera (la segunda) que puede desplazarse 15 centímetros y reclinar los respaldos. Esto nos permitirá ofrecer más espacio de carga o habitabilidad en función de las necesidades del viaje. Los dos asientos traseros, cuando hablamos de 7 plazas, solo acogen a dos niños pequeños.

Si algo funciona no hace falta cambiarlo. Eso deben defender desde la firma del león y, por ese motivo, la gama mecánica del Peugeot 5008 se mantiene inalterada. Sorprende la decisión de no añadir una opción híbrida enchufable como sí existe en el Peugeot 3008 pero, a la vez, tiene todo el sentido del mundo. El 5008 es un coche para viajar, no para circular por la ciudad. Este tipo de tecnología es útil para poder realizar trayectos cortos, de hasta 55 kilómetros, en modo 100% eléctrico. Una situación poco habitual en un coche tan grande como el 5008. Hablamos entonces de dos motores gasolina, de 131 y 181 CV, y dos  diésel con las mismas potencias. Todos ellos son de tracción delantera y existe la opción de incorporar el cambio automático EAT8 de 8 velocidades, si no son manual de 6 marchas.

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo