Opel crea afición entre los pequeños

La bicicleta Laufrad y el correpasillos Little Adam, con ruedas silenciosas, son los mejores aliados para agotar a los niños mientras trabajan su equilibrio y se divierten a los mandos.

Bicicleta Opel
Opel

Desde que se declarara el estado de emergencia en España, a mediados de marzo, los más pequeños se mantuvieron pacientes ante la reapertura de sus hogares a resguardo del coronavirus. Muchos de ellos sorprendieron a sus padres con una entereza y comprensión mayor de la esperada, cumpliendo con el confinamiento sin apenas berrinches. Otros, en cambio, han pasado el encierro deseando volver a corretear por los parques, jugar a pelota o montarse sobre su juguete favorito. Han pasado unas semanas desde que pudiéramos ver a los más pequeños conquistar la calle de la mano de sus progenitores pero la distancia de seguridad sigue siendo todo un desafío. Además, la escuela seguirá cerrada hasta septiembre. Para combatir los últimos días de cuarentena y la falta de contacto entre amigos, Opel propone dos juguetes de lo más motorizados: la bicicleta Opel Laufrad y el correpasillos Little Adam.

La vocación por el automóvil se está perdiendo, o eso vaticinan los estudios sobre el futuro comprador. Muchos jóvenes prefieren gastarse miles de euros en ropa, teléfonos móviles y viajes en avión antes que adquirir un vehículo propio. Tener tu propio coche ya no representa posición social o independencia y la afición por el motor sufre las consecuencias. Sin embargo, con estos juguetes podrás introducir a tu hijo o hija en el mundo sobre ruedas. Un hobby apasionante y divertido que también representa un sector primordial en nuestra economía. Gracias a la bicicleta y correpasillos de Opel lo harás de la mano de un fabricante de referencia, tanto dentro como fuera de casa.

Opel Little Adam
Opel

Opel Little Adam

El correpasillos Opel Little Adam está recomendado para niños de uno a cuatro años  y es una réplica en miniatura del juguetón y deportivo Adam de calle. Lo más interesante, sin duda, son sus llantas de diseño boomerang. Estas piezas incorporan unos neumáticos de bajo ruido que permitirán al más pequeño realizar un rallie entre habitaciones, sin ser molesto para los demás habitantes o los vecinos del piso inferior. Como sucedía con el modelo original (de adultos), el Little Adam está disponible en varios acabados y versiones tuneadas de policía o coche de bomberos.

Con este juguete y sus ruedas silenciosas, podrás disfrutar de la diversión de tu pequeño sin preocuparte por nada más que oír sus risas. El único riesgo proviene de su similitud con el Opel Adam real, del que replica, de manera exacta, el diseño de las luces y la parrilla. Quién sabe si, cuando podáis pasear sin problemas por vuestra localidad, no verá una unidad por la calle y querrá llevársela para casa.

Bicicleta de Opel
Opel

La bicicleta de Opel

Las salidas al aire libre serán más extenuantes a los mandos de la bicicleta de entrenamiento Opel Laufrad. Este juguete de dos ruedas está recomendado para niños a partir de tres años dado que servirá para mejorar su equilibrio e iniciar su relación con la velocidad. Ha sido desarrollada y concebida por los ingenieros de la firma alemana, siguiendo los estándares de calidad que transmiten a sus vehículos matriculados. Muchos de ellos son padres así que han querido poner las cosas más fáciles a los compradores, colocando un asa entre el asiento y el manillar. De ese modo, cuando el niño se canse, el adulto podrá transportarla sin problemas.

Este diseño de madera y sin pedales será la transición perfecta entre el triciclo y la bicicleta definitiva. Muchos lectores habréis caído en la cuenta de que sus colores no han sido escogidos al azar. El blanco, negro y amarillo representan la faceta más deportiva de la firma alemana, presente en algunos modelos clásicos de rallies. El rayo está presente en su logotipo. La posición del asiento es regulable y los agarres de goma del manillar ofrecen una sujeción y ergonomía perfectas. Su precio es de 89,90 euros y la puedes encontrar en este enlace.

José Manuel González Torres

José Manuel González Torres

Viviendo el motor desde la pasión. Porque el motor es belleza, es sonido, tiene aromas. Es piel, y el sabor que te deja es adictivo.

Continúa leyendo