Ofrecido por Volvo Cars

¿Cuáles son los nuevos retos en seguridad del automóvil?

Más de 100 artículos científicos publicados por Volvo Cars tras 40 años de investigación sugieren que la industria debería plantearse nuevos desafíos y fabricar vehículos que se adapten a la diversidad de cuerpos. Los repasamos de la mano de la Iniciativa E.V.A.

 

A pesar de las innovaciones tecnológicas, las lesiones al volante continúan. Por ello, Volvo ha desarrollado la Iniciativa E.V.A. (Equal Vehicles for All), que no es una tecnología, sino el resultado de 40 años de investigación en seguridad del automóvil recopilando y analizando datos de más de 40.000 vehículos y 70.000 pasajeros. 

Pocos inventos en la historia de la humanidad han salvado tantas vidas como el cinturón de seguridad: más de 1 millón de vidas. En 1959, el ingeniero de Volvo Nils Bohlin introdujo el cinturón de seguridad de tres puntos. Desde ese invento revolucionario, a lo largo del siglo XX, la seguridad en los coches se fue haciendo cada vez más sofisticada. Por ejemplo, en los años 90, los sistemas de seguridad continuaron perfeccionándose con la implantación de la protección contra impactos laterales o los sistemas de protección contra latigazos cervicales. Ya a principios de los 2000, las innovaciones de Volvo Cars lo posicionaban como la marca de seguridad en automóvil por excelencia, con la introducción del sistema Protección Contra Vuelcos (ROPS), el airbag de techo lateral, o el de peatones con frenado automático total.

Ahora, Volvo Cars pone a disposición de todos, fabricantes de coches, conductores y pasajeros, más de un centenar de investigaciones, con el objetivo de obtener vehículos más seguros para todos.

La conclusión es muy sencilla, pero esclarecedora, y abre un nuevo paradigma para la industria de la automoción: mujeres, niños, ancianos… y muchos hombres no siguen un patrón de complexión similar al de los maniquíes utilizado para las pruebas de seguridad de los vehículos.

¿Estamos planteando mal la seguridad de los vehículos? ¿Están nuestros coches realmente preparados para adaptarse y proteger cualquier tipo de cuerpo?

 

 

La trayectoria de Volvo Cars en seguridad y comodidad en el automóvil le ha permitido estar a la vanguardia de las necesidades de la conducción. Pero ha llegado el momento de dar un paso más allá y utilizar los datos obtenidos de E.V.A. para liderar los cambios que permitirán a la industria obtener coches más seguros y adaptables para la diversidad de conductores y pasajeros.

 

Los maniquíes de choque

A lo largo de los años, se realizan cambios en el diseño de los maniquíes de choque o dummys, para optimizar la prevención de lesiones. En uno de los trabajos de E.V.A. publicado en diciembre de 2018, los investigadores pusieron a prueba tres maniquíes; Q10 original, Q10update y Q10light, en pruebas de choque frontal en un SUV mediano, con dos pulsos de choque diferentes (diferentes velocidades e intensidades del choque).

Las conclusiones revelaron que el maniquí que mejor respondía a estas pruebas era aquel modelo que presentaba más sensibilidad a los cambios en la geometría del cinturón de seguridad: el Q10light, con una cinemática mejorada.

Desarrollar nuevos modelos de maniquíes que representen todo tipo de diversidades de complexión física, para así optimizar la seguridad del vehículo, es uno de los grandes retos de esta década en materia de seguridad.

 

 

La diversidad de pasajeros

En relación al punto anterior, la diversidad de conductores y pasajeros debería estar reflejada en el diseño de la seguridad de un vehículo, según Volvo Cars.

Por ejemplo, la compañía ha desarrollado la primera maniquí embarazada del mundo para sus pruebas de colisión, que les permite, entre otras cosas, observar cómo se mueve la pasajera y cómo afecta el cinturón de seguridad tanto a la madre como al feto.

 

Seguridad infantil

De los 100 trabajos de investigación de Volvo Cars, muchos de ellos se dedican exclusivamente a mejorar la seguridad infantil. Cada año cerca de 400.000 personas menores de 25 años sufren lesiones fatales en carreteras de todo el mundo, y se producen más de 1.000 muertes por día.

Las lesiones por accidentes de tráfico son la segunda causa de muerte en niños y niñas menores de 5 años, y los jóvenes de 14 años representan casi la cuarta parte de todas las muertes por lesiones: el 65% son de los ocupantes de vehículos. 

 

 

 

Las distracciones

La extensa investigación de E.V.A. incluye un apartado importante acerca de las distracciones al volante. El análisis del transporte de varias bases de datos de fallos sugiere que aproximadamente el 18-22% de los choques están asociados a lo que definimos como actividades que distraen: el 34% del tiempo total de conducción se dedica a tareas secundarias, siendo mantener una conversación con otro pasajero la más frecuente de ellas (15%), seguida de prepararse o arreglarse (6,5%), usar un teléfono móvil manualmente (5,3%), y comer o beber (1,9%), como se extrae de un estudio de Volvo Cars publicado en 2011.

 

Detección de animales grandes

Un estudio de 2015 que también pone a disposición Volvo Cars identifica varios factores a tener en cuenta cuando se produce un choque con un animal de gran tamaño: la velocidad de impacto, la configuración de impacto, los factores ambientales y la conciencia del conductor.

Los desafíos futuros del desarrollo de la seguridad también incluyen la detección de animales grandes, para evitar este tipo de accidentes.

 

 

Innovaciones que minimizan lesiones

 

Latigazos cervicales

Es una de las lesiones más frecuentes. La ergonomía de la mayoría de respaldos y reposacabezas de los vehículos está diseñada con maniquíes que representan una fisionomía concreta, de la un hombre adulto, con lo que pueden presentar carencias en la protección de personas cuya complexión sea diferente

Una solución a este problema es el sistema de protección contra latigazos cervicales (WHIPS) el cual combina un reposacabezas sólido con un asiento con diseño inteligente para proteger tanto la cabeza como la columna.

 

Impactos laterales

La estructura, los cinturones de seguridad y los airbags laterales de los vehículos se optimizan con frecuencia para reducir al mínimo los impactos sobre sus ocupantes.

Los estudios de E.V.A. concluyen que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sufrir lesiones en el tórax debido a las diferencias en la fuerza y la anatomía del tórax.

Para minimizar este riesgo, Volvo ha desarrollado el sistema de protección contra impactos laterales (SIPS) que, junto con el airbag lateral, reduce más del 50 % las lesiones torácicas graves en todos los pasajeros.

 

Lesiones en la cabeza

Una de las normas básicas en seguridad al volante es colocar el asiento cuando más bajo, mejor, dado que, en un accidente, existe riesgo de golpe en la cabeza con el techo del vehículo, y los laterales.

Los airbags de techo laterales reducen el riesgo de sufrir lesiones en la cabeza aproximadamente un 75%. Se inflan en 1/25 de segundo e impiden que la cabeza se golpee contra objetos del exterior del vehículo y otros elementos. 

 

Volvo ha hecho público el compendio de 40 años de investigación, demostrando así que su trayectoria le avala como líder y prescriptor en seguridad del automóvil.

Los estudios de la Iniciativa E.V.A. están al alcance de toda la industria, con el objetivo de fabricar coches más seguros, y adaptables a la diversidad de sus ocupantes. 

 

 

CONTINÚA LEYENDO